En 1939, el electricista ruso Semyon Kirlian descubrió que existía una forma de tomar fotografías sin necesidad de utilizar luz o incluso una cámara fotográfica cuando puso accidentalmente su mano y un film fotográfico