Uno de los fenómenos más extraños experimentados por la religión Católica, son sus diversas imágenes y estatuas de santos llorando y/o sangrando; a lo largo del tiempo y casi en cualquier rincón de la tierra donde sea