Esta es una antigua receta proveniente del folklore ruso y que ha llegado hasta nuestros días gracias a Sabine Baring-Gould, quien recopiló todos estos mitos y leyendas rusos en su libro The book of werewolves,