Glosario de alquimia

Glosario de alquimiaEn este blog tenemos un sinfín de artículos sobre la alquimia, sin embargo, el tema es tan extenso y apasionante que siempre vale la pena volver sobre este tema. En esta ocasión publicamos una especie de glosario de alquimia, es decir, hablaremos sobre algunas de las principales herramientas y palabras utilizadas por los alquimistas:

Aabam: es el nombre que los alquimistas daban al plomo. También se le asociaba con el planeta Saturno. De hecho, de esto se deriva el “saturnismo”, una enfermedad causada por la intoxicación por plomo. 

Acalach: es el nombre de la sal alquímica. Se utilizaba como ligadura entre el azufre y el mercurio. 

Acanor: horno utilizado por los alquimistas. 

Adarige: era la sal de amoníaco que los alquimistas usaban para disolver los metales impuros. 

Adipat: nombre con el que los alquimistas conocían al mercurio.

Aish-Metzroph: en la alquimia judía era el fuego purificador. 

Akasa: materia original que tiene vida por el soplo del espíritu.

Alkahest: era un disolvente universal muy útil para revertir el desarrollo de las estructuras químicas. 

Archimagia: como les contamos en un artículo anterior, la archimagia es la enseñanza para transmutar el mercurio en oro. 

Athanor: otro horno usado por los alquimistas. 

Bálsamo universal o Bálsamo de fiebrás: un elixir que se creía curaba todas las dolencias

Crisopeya o Crisofea: nombre dado por los alquimistas griegos a la piedra filosofal. 

Elixir: un líquido, generalmente dulce, utilizado para curar enfermedades. Se creía que estaba constituido por la piedra filosofal y de ahí sus propiedades curativas. 

Éter: después de la piedra filosofal, el eter es quizá uno de los conceptos más complejos en la alquimia. Conocido también como quintaesencia, el éter, es el fluido que transmite toda la energía. 

Gran obra: como lo explicamos en un artículo anterior, la Gran Obra, es la obtención de la piedra filosofal con la que los alquimistas creían que podían transmutar los metales en oro. 

Gelbum: nombre que se le daba al sulfuro argéntico, más tarde conocido como sulfuro de plata. 

Magisterio: como lo comentamos en un artículo anterior, el magisterio eran todos los pasos para obtener la piedra filosofal.

Oroboros: símbolo de la Gran Obra. Serpiente que se muerde la cola y que describe el tiempo y la continuidad.

Piedra filosofal: desde luego, sobre este concepto hemos hablado mucho y tiene muchos significados. Pero, en resumen podemos decir que de acuerdo con los alquimistas era una piedra capaz de transmutar los metales en oro. 

Putrefacción: de este término ya hablamos en una ocasión anterior, y se refiere al proceso con el que se diluían las sustancias en humedad caliente.

Quintaesencia: como lo explicamos anteriormente, la quintaesencia es el quinto elemento después del agua, fuego, aire y tierra. Denominado también éter o alma.

Transmutación: acción por medio de la cual una cosa puede transformarse en otra. La transmutación en la alquimia era el proceso de convertir o transformar los metales innobles en oro. 

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *