Oraciones a San Cipriano

ciprian_justina

San Cipriano de Antioquía nació entre Siria y Arabia alrededor del siglo III de nuestra era. Antes de que San Cipriano se convirtiera al cristianismo, era practicante de la magia y estudioso de las ciencias ocultas, así que desde muy joven adquirió profundos conocimientos sobre las plantas, los animales, la astrología y los minerales. Algunos han llegado a considerarlo el más grande de los nigromantes de todos los tiempos. Se dice además que San Cipriano escribió uno de los grimorios más buscados y codiciados por los alquimistas: el libro de San Cipriano.

El Libro de San Cipriano reúne los estudios de este santo cuando aún era un mago así que seguramente estamos hablando de un libro de magia negra y artes ocultas que muchas personas han buscado sin éxito alguno.

Cuenta la historia que un día se acerco a San Cipriano un joven llamado Aglaide que le pide interceda con sus poderes mágicos para que Justina (más tarde canonizada como Santa Justina) se enamore de él. San Cipriano, que por entonces tenía 30 años, recurre a todos sus hechizos sin obtener ningún resultado; así que le pregunta a Satanás porque Justina no cae ante ninguno de sus artilugios a lo que el Diablo le responde que se debe a que Justina es cristiana y ante eso él no tiene ningún poder. De esta manera, San Cipriano se da cuenta que debe abrazar a Dios convirtiéndose al cristianismo y rechazar al Diablo y todo lo relacionado con él, incluyendo la magia y sus poderes.

San Cipriano y Santa Justina se entregaron completamente al cristianismo, hasta que murieron decapitados por órdenes del juez Eutolmo el 26 de septiembre.

A continuación les compartimos algunas de las Oraciones a San Cipriano:

Altísimo Señor de todo lo creado,
a quien respetan humildes los ángeles
obedecen sumisos los arcángeles
y rinden vasallaje serafines y santos
yo os adoro como centro de todas las perfecciones;
Autor del todo bien y fuente inagotable de toda santidad.
Gracias te doy por los muchos
y señalados dones de la naturaleza
y gracia con que enriqueciste en este mundo
a tu fidelísimo siervo San Cipriano.
Te damos gracias protector nuestro_
por los señalados favores que hemos recibido del cielo,
por tu poderosa intercesión.
Te ofrezco, abogado mío, el culto
y la honra que hoy se te tributa en todo el universo._
Alcánzame, amoroso protector, la gracia que te imploro
[se solicita aquí la gracia deseada]
si conviene a mi alma
para que así goce de tu dichosa compañía
en la gloria.
Amén

Oración de San Cipriano para combatir toda clase de hechizos
Yo no conocía tu nombre santo y terrible, Altísimo Señor; mas ahora sé que eres Dios fuerte, Dios grande, Dios omnipotente, Dios sempiter­no. Yo ataba las nubes e impedía cayese la Lluvia sobre el haz de la tierra, y la hierba de la tierra se secaba, y los árboles no daban fruto, y las mieses se marchitaban en los campos. Yo pasaba por en medio de un rebaño y las bestias se dispersaban y se perdían. Yo encantaba a un hombre, a una mujer, a un niño, sólo con un rayo de mi mirada; mi poder para el mal era muy grande, pero hasta ahora no he conocido la ciencia secreta del bien, ¡oh grande y podero­so Señor! ¡Oh, Dios omnipotente y sempiterno! Yo te ruego concedas a tu humilde siervo Cipriano que todo hombre o mujer que rezare devotamente mi oración se vea libre de hechizos, posesiones, sortilegios, encantamientos y otras malas artes de brujería, así como le preserves de tempestades, terremotos, huracanes, rayos e incendios.

Amén.

238 Comments