Ejercicios de telepatía

telepatia

Si tomamos en cuenta que la telepatía tiene que ver con la transmisión de pensamientos a través de la mente, y como la mente es tan poderosa podemos afirmar que desarrollar poderes telepáticos es relativamente sencillo siempre y cuando nos ejercitemos constantemente. Desde luego, a algunas personas les resultará más sencillo pues su mente se encuentra más abierta y más dispuesta a enviar señales; a su vez, si la persona con la cual intentamos entablar comunicación telepática está sensibilizada para estos ejercicios, será más rápida la comunicación mental.

Un ejemplo de excelentes telépatas son los practicantes de yoga quienes creen que los pensamientos aunque no se puedan ver, tienen volumen y peso, por lo que es posible transmitirlos. Para los practicantes de yoga es imprescindible aprender a concentrarse y aquietar la mente, además es importante entender que la mente y el cuerpo están estrechamente relacionados. Una vez que tenemos presente esto, es posible realizar ejercicios muy sencillos para desarrollar habilidades telepáticas.

Entre los ejercicios más eficaces se encuentra el de caminar detrás de una persona, concentrarnos en él o ella y con el pensamiento decirle “Te estoy llamando mentalmente, date la vuelta.” Quizá en los primero intentos fallemos, sin embargo, conforme logremos concentrarnos y enfocarnos sólo en la persona y el pensamiento, veremos como cada vez más personas obedecen a nuestro llamado.

Otro ejercicio muy común para desarrollar habilidades telepáticas consiste en realizar dibujos que otra persona deberá copiar, desde luego estamos hablando que la persona que fungirá como receptor debe encontrarse lejos de nosotros e imposibilitada para ver nuestros dibujos. En un principio, el emisor deberá realizar dibujos sencillos como figuras geométricas y conforme se vaya desarrollando la habilidad aumentará la complejidad de las figuras. Este ejercicio se debe realizar siempre con la misma persona, pues así será posible ir ejercitando a la mente para entrar en sintonía con la otra. Desde luego, una vez que logremos comunicarnos telepáticamente a través de este ejercicio, será posible cambiar de receptores para ejercitarnos tanto como sea posible.

6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.