Profecías

375

La profecía es una predicción hecha por alguna persona que tenga el don de ver el futuro. El término proviene del latín prophetīa, derivado a su vez del griego φαινος que significa aparición. El profeta es, en este sentido, la persona que tiene el don de ver hechos futuros.

Una acepción interesante que nos da la Real Academia Española para profecía es cada uno de los libros canónicos del Antiguo Testamento en que se contienen los escritos de cualquiera de los profetas mayores. La profecía de Isaías, la de Jeremías, la de Ezequiel, la de Daniel. Los profetas en el Antiguo Testamento fueron personajes que por don divino, pudieron predecir eventos futuros, así que en este caso no estamos hablando de prácticas adivinatorias, rechazada desde el cristianismo primitivo y hasta la actualidad.

Algunos confunden las profecías con la adivinación; aunque estén en estrecha relación y en ambos casos se hable del futuro, es importante señalar que no son lo mismo: mientras que en la adivinación se recurre a la consulta de símbolos y objetos para predecir el futuro, la profecía es un don otorgado por un ser supremo, es una visión que llega sin que el profeta la busque.

A lo largo de la historia humana han existido miles de profecías y profetas, el más conocido es quizá Nostradamus y su célebre obra Las Centurias. Sin embargo podemos mencionar también las profecías en todas las religiones, el Apocalipsis, por ejemplo, es una profecía del fin del mundo en la religión cristiana. El oráculo en la mitología griega era el lugar al que acudían los antiguos griegos para consultar a la pitonisa, una especia de profeta que veía eventos futuros. Otros profetas famosos son Rasputín, la Virgen de Fátima, Santa Odilia y Juan de Jerusalén, entre muchos otros.

Un Comentario
  1. Jorge
    enero 30, 2012 | Responder

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *