Ofiuco, el signo secreto

ofiuco

Hace unos días les hablábamos del cambio en las fechas del horóscopo tradicional, también les comentábamos de la inclusión Ofiuco, el signo secreto (los nacidos entre el 30 de noviembre y el 17 de diciembre) y decimotercer signo que ahora está dando mucho de qué hablar y protestar entre los astrólogos.

Decir que es un “nuevo signo” es un error, pues en realidad desde hace más de dos milenios ya se sabía de la existencia de este signo, de hecho, los antiguos babilonios, considerados los padres de la astrología, tenían a Ofiuco entre sus signos zodiacales (para algunos Ophiuchus); sin embargo, como los babilonios querían 12 casas zodiacales y no 13 (considerado por algunos como un número de mala suerte) Ofiuco quedó excluido por más de mil años del horóscopo tradicional.

Ofiuco, “el portador de la serpiente” o “Serpentario” es una de las 88 constelaciones modernas. El astrónomo griego Claudio Ptolomeo ya había anunciado su existencia alrededor del siglo II de nuestra era en su célebre obra Tetrabiblon, donde la mencionaba como una de las 48 que había identificado. Nostradamus también habló de este signo y, según algunos estaría de alguna manera relacionado con el Apocalipsis y el fin de los tiempos.

Más recientemente, el 22 de enero de 1995, la Real Sociedad de Astronomía Británica había informado de la existencia de este signo; pero a su vez, afirmaba que esto no representaba una alteración en las fechas de los otros signos, es decir, rechazaron rotundamente la inclusión de este signo.

Veamos qué se dice de Ofiuco:

De acuerdo con la mitología griega, Asclepio (dios de la Medicina), hijo de Apolo y Coronis, era un médico de tal poder capaz de resucitar a los muertos. Zeus, el principal dios de la mitología griega, creía que la resurrección de los muertos podría afectar el orden natural de las cosas y toleraba hasta cierto punto las acciones de Asclepio; sin embargo, cuando este resucita a Hipólito de Trecén, desata la ira de Zeus que lo mata con un rayo. Pero Apolo al enterarse de la muerte de su hijo, también se llena de ira y mata a los cíclopes que construyeron el rayo que mató a Asclepio. De esta manera Asclepio es convertido en la Constelación del Serpentario, es decir, Ofiuco.

El símbolo de Ofiuco es la “Vara de Esculapio”, una vara con una serpiente entrelazada que de hecho, se utiliza hoy en día como símbolo de la medicina. De esta manera, los nacidos bajo el signo de Ofiuco serían personas muy intuitivas y tendrían cierta capacidad para sanar a los demás, quizá no como médicos y tampoco resucitando a los muertos, pero sí con la capacidad de ayudar a las personas que acompañan a superar conflictos.

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *