Elfos

elfo_bw

Los elfos son espíritus o duendes extremadamente poderosos y bellos con apariencia humana, habitan en los bosques, cuevas o fuentes al norte de Europa. Tienen una apariencia frágil y se asemejan mucho a los humanos aunque son mucho más atractivos, de mejor figura y menor tamaño; otra característica que los diferencia de los humanos son sus orejas puntiagudas, su piel extremadamente pálida o en pocas ocasiones verdosa y sus grandes ojos almendrados. Algunos creen que forman parte de una raza menor de dioses de la fertilidad, también pueden personificar a las distintas fuerzas de la naturaleza, como es el viento, el agua, los bosques, las montañas, las cuevas, etc. Se cree también que los elfos son más antiguos que los humanos y su origen es germánico, adoptados posteriormente por la tradición anglosajona y más tarde, durante la Edad Media, se dijo que provenían de Escandinavia.

La denominación Elfo tiene su origen en el nórdico álfr, en el alemán medio elbe y en la raíz latina albus que significa “blanco”. Así encontramos distintos vocablos por todo el norte de Europa donde se creía en la existencia de estos seres; en Escocia, por ejemplo, se les llamaba elfame; en Inglaterra eran identificados como hadas y se le llamaba elves; los alemanes los llamaban alp y elbe; los anglosajones aelpen; los daneses elv; los noruegos alv, alven o alver.

Conforme a la mitología escandinava, mucho antes de la creación de los humanos y del planeta mismo los dioses Odín, Vili y Vé mataron al gigante Ymir o Imo para construir con sus restos al universo, depositaron su carne putrefacta en el interior de la tierra y los gusanos que surgieron de la carne del gigante fueron dotados de inteligencia, estos gusanos más tarde se convirtieron en Elfos y se encargaron de cuidar los elementos de donde provenían: los bosques, la tierra, el viento, etc.

Características de los Elfos

Son seres que poseen una gran sabiduría, tienen una vista muy aguda y son capaces de ver el futuro; a pesar de su aparente fragilidad son increíblemente ágiles, graciosos y sutiles, pero tremendamente discretos y raramente son perceptibles al ojo humano. Todo en los elfos está lleno de gracia, desde la forma en que se mueven hasta la forma en la que hablan, que suele ser melodiosa; gracias a su excelente oído, tienen también habilidad con la música.

Son seres alegres, de carácter travieso, y bromista, les gustan las fiestas y cualquier tipo de celebración, son apasionados de la música, del baile y, desde luego, de la poesía. Bailan hasta que los gallos anuncian la salida del sol y cuando esto sucede se desvanecen instantáneamente dejando sólo sus huellas en los suelos de los bosques. La presencia de los humanos no les resulta grata y prefieren no toparse con ellos, los consideran inferiores al llegar a la tierra milenios después y devastar todo lo que está a su paso.

Visten en tonos verdes que van de acuerdo con los bosques en los que viven y con ello logran camuflarse y ser casi imperceptibles a los humanos, son diestros en el uso del arco y la espada, una de sus principales misiones es proteger el hábitat en el que viven y para ello utilizan sus poderes mágicos.

En cuanto a su organización social, es bastante parecida a la de los humanos, tienen un sólo rey (en la mitología germánica era el rey Freir) y en general se rigen sólo por las leyes más elementales, generalmente están divididos en grupos de 100 o 200 elfos. Sus enemigos naturales son los orcos y los goblins, tienen serias diferencias con los enanos y en relación con los humanos, prefieren no mezclarse pues, como ya se dijo, los consideran inferiores.

Por último, los elfos son inmunes a las temperaturas extremas y cualquier tipo de enfermedades, son casi inmortales lo único que los puede dañar y matar es la violencia o la pérdida de interés en la vida.

6 Comentarios
  1. Waavee
    febrero 23, 2009 | Responder
  2. luna
    mayo 15, 2009 | Responder
  3. alexa
    septiembre 8, 2009 | Responder
  4. febrero 22, 2010 | Responder
  5. anónimo
    diciembre 26, 2011 | Responder
  6. octubre 30, 2012 | Responder

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *