Los Ángeles celestiales

viaje_infancia

Los ángeles son seres etéreos e inmortales al servicio de Dios, existen precisamente para glorificarlo y ser sus mensajeros; son además el principal nexo entre Dios y el ser humano de quien siempre cuidan, protegen y velan por su salvación. La palabra ángel procede del latín angelus que significa enviado, nuncio o mensajero. De ahí que sean considerados los mensajeros de Dios y principales cuidadores de los humanos.

Muchas civilizaciones negaron la existencia de los ángeles, como fue el caso de los Saduceos los Anabaptistas o los Socinianos; sin embargo, los ángeles han estado presentes en muchas religiones a lo largo de la historia humana, existen incluso referencias de ángeles en la antigua civilización egipcia, y se piensa que la función de algunas deidades egipcias estaba más relacionada con la función de un ángel que con la de un dios mismo.

De esta manera, con más similitudes que diferencias encontramos referencias de ángeles en el islam, en el judaísmo y, por supuesto, en la religión católica. En el islam por ejemplo, se les identifica como seres de fuego, mientras que la religión católica los ve como seres de luz. Las Sagradas Escrituras dicen que los ángeles fueron creados por Dios. Sin embargo, el Islam, el Judaísmo y el Cristianismo coinciden en la existencia de tres ángeles:

  • Gabriel en el cristianismo y judaísmo, Yibril o Yibrail en el islám
  • Miguel, cristianismo y judaísmo, Mika’il en el islám
  • Rafael en el cristianismo y judaísmo e Israfil en el Islám

La existencia de los ángeles en la Iglesia Católica fue aceptada en 1215 durante el Concilio Lateranense IV.

Por otra parte, se dice que los ángeles no tienen forma ni sexo; sin embargo, ya desde la antigua Mesopotamia eran representados con forma humana y alas, con vestiduras ligeras y pies desnudos, se dice que son seres excepcionalmente bellos y en la religión cristiana suelen representarse con armaduras y espadas.

2 Comentarios
  1. kristina mejia
    enero 17, 2012 | Responder
  2. Guillermo H. Camarena
    marzo 4, 2016 | Responder

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *