Los vampiros no se reflejan en los espejos o al menos eso es lo que nos dice Bram Stoker: Dormí sólo unas cuantas horas al ir a la cama, y sintiendo que no podía