A pesar de que en Occidente los dragones siempre se han considerado como seres malignos y muy peligrosos, lo cierto es que también eran considerados como seres con poderes mágicos sin igual. Es quizá por este motivo