¿Qué es un talismán?

Un talismán es, de acuerdo con el Diccionario de magia antigua y alquimia (Balasch, Ruíz, 2004):

Del árabe tilasm, “conjuro”, “encantamiento”, y éste del griego télesma, “rito religioso”. Nombre que recibe cualquier objeto con supuestos  poderes sobrenaturales. 

Otras fuentes señalan que la palabra talismán procede realmente de las expresiones árabes tilism y telsam, que se traducen como “imagen mágica”.

Independientemente del origen etimológico, un talismán (conocido antiguamente como abascantes) es un objeto, generalmente de oro, plata o fabricado con una piedra preciosa.

A menudo se confunde el talismán con el amuleto, del que ya hemos hablado anteriormente; sin embargo, ambos tienen propósitos muy distintos. La diferencia entre amuleto y talismán radica en que el amuleto sirve de protección, mientras que con el talismán se busca algo bueno. Otra diferencia importante entre los amuletos y los talismanes es que los primeros tienen propiedades mágicas; los talismanes, sin embargo, deben ser cargados con dichas propiedades y para ello, es necesario darle una figura especial, hacerle algún tipo de inscripción o realizar alguna especie de rito para poder cargarlo, por ejemplo, colocar monedas de oro o plata en el altar de una iglesia sin que el sacerdote lo sepa.

Las inscripciones más comunes con las que se grababa un talismán provenían de frases de libros sagrados, como la Biblia, ya que se consideraban frases que contenían algún tipo de magia. Entre las frases más utilizadas en los talismanes están las siguientes:

  • “Has cuatro anillos de oro para la mesa, y sujétalos a sus cuatro esquinas, donde van las cuatro patas.” (Éxodo 25:26)
  • “Los arqueros lo atacaron con furor, lo asaetearon y lo hostigaron.” (Génesis 49:23)
  • “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.” (Deuteronomio 6:4)
  • “Jehová te bendiga, y te guarde; haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.” (Números 6:24-26)

Otros tipos de talismán

Además de oro, plata y piedras preciosas, en la antigüedad se utilizaban otros materiales para hacer talismanes:

  • Huesos de un muerto.
  • Piel de una serpiente.
  • Los granos de trigo que no germinaron en la temporada de siembra.
  • La pata de un conejo.
  • Un trébol de cuatro hojas.

Entre los personajes históricos que tuvieron en posesión un talismán se encuentran Dagoberto I, rey de los francos del 629 al 639, su talismán tenía forma de un medallón. Carlomagno, por su parte tenía a tau –una joya de oro, esmeraldas, piedras y safiros, que era a la vez un relicaro que contenía supuestamente una espina de la cruz en la que murió Jesús– regalo del califa Harún al-Rashid y que supuestamente aseguraba el imperio a su dueño.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *