Los berserkers, ¿mito o realidad?

Hablaré de los berserkers, los catadores de sangre,
Aquellos héroes intrépidos, ¿cómo trataban
A los que se vadean en la batalla?
Piel de lobo les llaman.
Portan escudos sangrientos.
De puntas rojas son sus lanzas cuando marchan.
Forman un grupo apretado, cerrando filas.
El príncipe, en su sabiduría, confía en ellos,
En los que cortan los escudos enemigos.

Hrafnsmál (La Canción del Cuervo)

Los berserkers fueron una figura muy extendida entre los mitos vikingos. Su nombre deriva del inglés bear-shirt, es decir, “camisa de oso,” aunque otras versiones los denominaban ulfhednar que quiere decir “piel de lobo,” lo anterior porque tenían a los osos y los lobos como símbolo y emblema protector, de hecho vestían con las pieles de estos animales. Hay quienes aseguran que en realidad se trataba de dos tipos distintos de guerreros de élite; sin embargo, resulta difícil encontrar diferencias específicas entre los berserkers y los ulfhednar.

Los berserkers durante la batalla

Los berserkers eran en sus inicios los guerreros más fuertes y violentos entre los vikingos, generalmente al servicio de distintos reyes. Sin embargo, sus hazañas y proezas durante las batallas fueron creciendo poco a poco hasta convertirse en los guerreros de élite, por lo cual se les destinaron puestos de honor en la proa de los barcos. En tierra comúnmente se posicionaban en las falanges, es decir, una formación rectangular de berserkers en primera fila para resistir el ataque enemigo.

Estos guerreros de la élite vikinga llegaron a ser tan importantes que incluso algunos poetas los llamaban los “Bendecidos por Odín“. Algunos estudiosos sobre el tema sugieren la posibilidad de que, al igual que los sacerdotes nórdicos, los berserkers utilizaran ciertos hongos alucinógenos para ayudarlos a alcanzar esta supuesta bendición del principal dios de los vikingos y convertirse en dichos animales.

Los berserkers, ¿mito o realidad?

La figura histórica pronto alcanzó la calidad de mito, convirtiéndose en una parte fundamental de las leyendas de este pueblo. La fantasía alrededor de estos personajes se mezcló tanto con la realidad que hoy en día hay quienes dudan de su existencia real.

Por ejemplo, uno de los mitos más extendidos es que no había acero o fuego que pudiera aniquilarlos. Se decía tambien que los berserkers mordían sus escudos durante las batallas más cruentas, de hecho, en las Islas de Shetland (situadas al suroeste de Noruega y Gran Bretaña) se encontró un ajedrez conocido como el Ajedrez de Lewis, en el que entre sus peones se encontraba un berserker mordiendo su escudo. También que podían llegar a atacar rocas de gran tamaño, árboles o incluso atacarse entre ellos mientras esperaban que comenzara la batalla.

Algunos relatos sugieren también que durante la batalla y gracias a sus vestimentas con pieles de oso y logo, estos violentos guerreros podían convertirse en animales salvajes, aunque todo se debía en realidad a que aullaban como estos animales durante los momentos más violentos de la batalla.

Y aunque estaban al servicio de distintos reyes, los berserkers creían servían al dios Odín en Midgar, la tierra de los hombres. Aquellos que morían durante la pelea llegarían como grandes guerreros al Valhalla, es decir,  el salón de los dioses de la mitología nórdica y germana, ubicado en la mítica Asgard.

Fuente:

  • Clements, J. M. Mundos perdidos: Vikingos. Madrid : Cengage Learning Paraninfo, 2007.
  • Mason, Emma. The truth about Viking berserkers. En: HistoryExtra. [Fecha de consulta 15 agosto 2017].

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *