Augurios favorables y desfavorables

¿Alguna vez has oído hablar de los augurios favorables y desfavorables? De acuerdo con el Gran diccionario del ocultismo (Mares, 2005) los augurios son:

Signos que se toman como presagios del porvenir, generalmente de una manera polarizada, es decir, como bueno o malo…

De hecho, ya hemos hablado anteriormente sobre este tema; sin embargo, es importante hacer notar que existen augurios favorables y desfavorables y que, básicamente se pueden entender como todas aquellas supersticiones que creemos nos acarrearán buena o mala suerte.

Augurios favorables

Los augurios favorables son aquellas acciones o sucesos que nos traen buena suerte. Entre los augurios favorables más conocidos podemos encontrar:

  • Encontrar un trébol de 4 hojas, de hecho es muy común que las personas que tienen la suerte de encontrar un trébol de cuatro hojas, lo utilicen como amuleto.
  • En las mañanas ponerse primero el zapato derecho.
  • Estornudar 3 veces seguidas
  • Oler una carreta que transporte heno.
  • Pasar la mano por la espalda de un jorobado.
  • La aparición de un colibrí.
  • Ponerse la camisa al revés, esto claro, debe ser sin estar consciente de ello, es decir, no darte cuenta cuando te has puesto una camisa al revés.
  • La picadura de una pulga en la mano derecha.

Augurios desfavorables

Los augurios desfavorables, al contrario de los anteriores, son aquellas acciones o sucesos que nos acarrearán mala suerte y por lo tanto debemos evitarlos a toda costa. Entre los augurios más desfavorables encontramos:

  • Ver un gato negro, un gallo negro o cualquier animal que sea de ese color.
  • Romper un espejo.
  • Derramar sal en la mesa, lo anterior es comprensible pues, si ya desde la antigüedad la sal era símbolo de la pureza, el tirarla podría significar rechazar esa pureza y por tanto, esto nos acarrearía mala suerte.
  • Pasar por debajo de una escalera.
  • Trabajar en sábado, pues recordemos que para algunas religiones el sábado es el día de descanso.
  • El número 13, de ahí que entendamos que tanto los martes 13, como los viernes 13 son considerados días funestos. De hecho, el 13 resulta un número tan enigmático, que algunas personas padecen triscaidecafobia, es decir, miedo incontrolable hacia todo lo que tiene que ver con este número.

En notas posteriores hablaremos sobre otros augurios o supersticiones.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *