¿Qué es la catoptromancia?

La catoptromancia, conocida también como craptomancia es la práctica adivinatoria a través del uso de los espejos. De acuerdo con el Diccionario de Magia Antigua y Alquimia (2004), la catoptromancia o craptomancia se deriva del griego katóptron, que quiere decir “espejo” y de manteía, que significa “adivinación”.

Algunos aseguran que esta práctica se deriva de la cristalomancia, aunque esto es poco probable ya que se sabe que en un principio se utilizaban metales pulidos, es decir, aún no existían espejos de vidrio.

¿En dónde se origina la catoptromancia?

Aunque la catoptromancia, al igual que el resto de las mancias, es una práctica muy antigua, no se tiene certeza del momento en que comenzaron a utilizarse los espejos para adivinar el futuro. Se sabe, sin embargo, que entre los antiguos griegos y romanos era una práctica muy popular. De hecho, en Roma los expertos en este tipo de adivinación eran conocidos como especularii.

En Oriente también fue una práctica muy extendida, principalmente en China y la India.

¿En qué consiste la catoptromancia?

Decir que la craptomancia consistía en la adivinación a través de los espejos no nos permite saber exactamente cómo se realizaba esta actividad. Así que comenzaremos diciendo que antes de la aparición de los espejos, se utilizaban diversos metales pulidos. Por otro lado, la catoptromancia no se podía realizar cualquier día, ni con cualquier espejo. Existía una estrecha relación entre el metal a utilizar, el planeta al que representaba dicho metal, el día en el cual utilizarlo y lo que se quería saber. De esta manera encontramos 6 tipos de espejos:

  • Los espejos de oro representaban al sol y se utilizaban los días domingo para conocer sobre personajes de autoridad.
  • El espejo de plata representaba a la luna, se utilizaba los lunes y con él se buscaba interpretar los sueños.
  • El mercurio se utilizaba para elaborar espejos de mercurios que eran utilizados los miércoles para conocer sobre el dinero.
  • El cobre representaba a venus y se utilizaba los viernes para conocer aspectos relacionados con el amor.
  • El espejo de hierro representaba al planeta marte y era utilizado para conocer aspectos de la guerra y las disputas.
  • Por último, el espejo de plomo representaba a saturno, se utilizaba los sábados para buscar objetos perdidos y revelar secretos.

Se dice que para ejercer esta práctica, la persona debía mirar fijamente al espejo hasta quedar hipnotizada, que es el momento en el cual podía comenzar a preguntar.

La catoptromancia en la historia

Durante la Edad Media se colocaba frente o detrás del espejo a un niño o a una mujer virgen con los ojos vendados, aunque es importante aclarar que ya para esta época, la catoptromancia estaba prohibida por la iglesia. Esta práctica adivinatoria siguió gozando de gran aceptación en el siglo XIX y era utilizada para desenmascarar a los sospechosos de un crimen o para encontrar objetos perdidos.

Fuente:
– BALSCH, Enric y Yolanda Ruíz. Diccionario de magia antigua y alquimia. México : Susaeta, 2004.
– MICHELE, Rodolfo. El universo secreto de las supersticiones: creencias y mitos populares de hoy y de siempre. España: Círculo Latino, 2005.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *