¿Cómo identificar a un hombre lobo?

Para todos aquellos que alguna vez se han preguntado cómo identificar a un hombre lobo, deben saber esto no es una tarea sencilla. Los lobos, a diferencia de los vampiros (seres con los que generalmente se les relaciona), no pertenecen a los no-muertos, así que físicamente resulta complicado, si no es que imposible, identificarlos:

  • Los lobos parecen humanos normales y se comportan como humanos normales, caminan entre nosotros incluso a la luz del día.
  • No necesitan ataúdes para dormir.
  • Tampoco necesitan ocultarse de la luz del día.
  • Se reflejan en los espejos y sí tienen sombra.
  • Los crucifijos tampoco representan mayor conflicto para los hombres lobo. En caso de tratarse de un crucifijo de plata, podría causarles algún problema, pero esto se puede deber principalmente a la plata más que al símbolo.
  • No temen al agua bendita o cualquier otro símbolo religioso, de hecho, pueden entrar a las iglesias y participar de cualquier ceremonia religiosa.

¿Cómo identificar a un hombre lobo?

En resumen, aunque los hombres lobo son tan peligrosos como los vampiros (incluso más, ya que al no sospechar de ellos, nos exponemos a su presencia en situaciones que son peligrosas, por ejemplo, en las noches de luna llena), son de naturaleza muy distinta. Así que, ¿cómo podemos identificarlos?

Paul de Aegina, un médico griego que vivió en Alexandría en el siglo VII de nuestra era, describió algunos síntomas con los cuales el creía posible identificar a los hombres lobo:

  • Sed excesiva, ausencia de lágrimas o saliva y, en general, lucen deshidratados.
  • Obsesión por visitar cementerios durante la noche.
  • Pueden tener la piel más pálida de lo normal.
  • Aúllan durante las noches, sólo cuando están convertidos en lobo. Esto no nos es de mucha ayuda ya que no conocemos la identidad humana del lobo que está aullando.
  • Generalmente tienen heridas o úlceras que no sanan en brazos y piernas. Lo anterior debido su actividad nocturna durante las noches de luna llena.

Además de las características descritas por Paul de Aegina, existen antiguas creencias populares que también nos permiten identificar a un hombre lobo:

  • Palmas de la mano con vello grueso.
  • Dedo índice o anular extremadamente largo y que supera el tamaño del dedo medio.
  • Cejas pobladas y vello abundante en el cuerpo, incluso su rostro puede estar enteramente cubierto por éste.
  • En su casa guardan un pentagrama o incluso algunos lo llevan tatuado en el cuerpo. Quizá por esta misma razón, algunos pensaban que una de las formas de defenderse de los hombres lobo era precisamente usar un pentagrama colgado al cuello, de esta manera el lobo pensaría que la persona era parte de su familia y así no lo atacaría.
  • Sus ojos brillan en la oscuridad.

Fuente:
Steiger, Brad. The werewolf book: the encyclopedia of shape-shifting beings. Detroit, London: Visible Ink, 1999.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *