Defensa contra los hombres lobo

Aunque el arma mundialmente aceptada contra los hombres lobo son las balas de plata (de hecho, se piensa que la famosa bestia de Gévaudan fue aniquilada de esta manera), lo cierto es que casi cualquier arma elaborada con este metal puede ser una buena defensa contra los hombres lobo. En esta nota, sin embargo, hablaremos de algunas otras formas de luchar contra estos seres.

Algunos afirman que, al igual que los vampiros, a los lobos no les gusta el ajo; no todos están de acuerdo con esta teoría pero, si quieren prevenir la entrada de un hombre lobo a su casa, no está de más colocar cerca de sus ventanas ramos con flores de ajo. Por cierto, cuídense de usar collares de ajo porque esto puede provocar un ataque furioso.

Si prefieren no experimentar con el ajo y mejor dejarlo como defensa contra vampiros, entonces quizá les funcione mejor el muérdago, centeno, la ceniza o el abeto, como lo mencionamos en un post anterior; estos al igual que las balas de plata son el arma más segura.

Otras formas de defensa contra los hombres lobo

Pero, ¿qué pasa si no cuentan con plata para fabricar las balas o no cuentan con centeno, ceniza o abetos cerca de sus hogares? Quizá en estos casos les convenga conocer estas otras formas de defensa contra los hombres lobo.

  • Esperar a que el lobo vuelva a su forma humana, para poder pelear contra él en igualdad de condiciones y fuerza.
  • Vestir con un pentagrama de plata, es decir, una estrella de cinco picos. No sabemos exactamente cuál sea la relación del pentagrama, sin embargo, como ya lo hemos mencionado, la plata el la principal arma contra los hombres lobo.

Por otro lado, si no desean acabar con él y lo único que buscan es su cura, estas son las formas de curarlo:

Llamarlo por su nombre de pila mientras está convertido en lobo.

  • Extraer tres gotas de su sangre mientras está convertido en lobo. Esta es quizá una de las formas más peligrosas, aunque como seguramente este hombre lobo, en su forma humana tiene familiares y amigos, no dudamos que alguien quiera arriesgarse a extraer las 3 gotas de su sangre.
  • Existe una tercer forma: la persona que sufre de licantropía se propone no atacar a ningún humano durante un periodo de 9 años. Suponemos que esta forma es particularmente difícil para el afectado, aunque seguramente aquellos que son hombres lobos debido a un hechizo o maldición, serían los más proclives a intentar curarse de esta manera.

Fuente:
Steiger, Brad. The werewolf book: the encyclopedia of shape-shifting beings. Detroit, London: Visible Ink, 1999.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *