Aves mágicas de la región maya

ave-maya

En el artículo anterior les hablamos de los distintos tipo de duendes que habitan en México y sus características; sin embargo, el país es tan basto que hablar sólo de los distintos tipos de duendes sería olvidarnos de una gran variedad de criaturas mágicas o sobrenaturales que bien vale la pena conocer. Este post lo dedicamos pues a las aves mágicas de la región maya:

Pájaro Dtundtuncan, conocido también como pájaro del mal, es un ave robusta sin ojos, con una sola pata y un gran plumaje. Según los mayas se alimenta por las noches del alma de los recién nacidos, para ello usa su excelente olfato que lo ayudará a detectar el hogar donde hay neonatos. Una vez que ha localizado al bebé le respira en el rostro provocándole la muerte y espera a que el alma del pequeño abandone el cuerpo para alimentarse con ella.

Xiik’póop es un ave antropófaga, es decir, que come carne humana y sus hábitos alimenticios se desarrollan a la media noche, se le conoce también como Alas de petate.

Mesa-Hol o el ave que vuela de cabeza. Al igual que Dtundtucan, esta es un ave nocturna que difícilmente se deja ver. La gran particularidad de Mesa-Hol es que su vuelo lo realiza al revés, es decir, con el pecho y la cabeza hacia arriba. Aunque esta ave no se alimenta de las almas de los niños, no por ello se encuentran a salvo, se dice que emite un graznido terrible capaz de enfermar a los pequeños que lo escuchan. Quizá por ello los padres cuidan tanto a sus hijos en Yucatán y, a modo preventivo, los mandan a dormir temprano.

deidad-ave

Moo-Toncaz y Tzitz-Moo-Toncaz. Estas aves son casi gemelas y ambas se alimentan del alma de los niños; Moo-Toncaz se alimenta de cualquier niño, mientras que Tziz-Moo-Toncaz se alimenta exclusivamente de los niños que no han sido bautizados. Quizá lo que resulta más interesante de sus hábitos alimenticios es la forma de conseguir a sus víctimas: vuelan en círculos sobre hogares donde hay niños y vomitan sobre ella, si los niños están durmiendo es muy probable que tengan su boca abierta, convirtiéndose en la mayor oportunidad de que el vómito sea tragado por el pequeño, lo que causará su muerte.

Tatacmó. Es un ave que con su canto es capaz de matar a los niños entre 3 y 6 años, para después alimentarse de su alma, los padres generalmente pintan en el pecho de los pequeños una cruz de añil con la que quedan protegidos. Tatacmó no nace de un huevo, sino que cada 57 años surge de la espuma del mar, las pocas personas que han podido verso aseguran que su plumaje es amarillo y que se parece mucho a una cigüeña.

Pujuy. Poco se sabe de esta ave, algunos aseguran que su único objetivo es graznar y aletear frente a viajeros solitarios, mientras que otros insisten que en realidad este graznido es para acompañar a los campesinos de regreso a su casa después de pasar todo un día trabajando en la milpa. Independientemente si es un ave buena o mala, en lo que todos parecen estar de acuerdo es en que su graznido resulta escalofriante y, quizá por ello, muchas personas creen que es un pájaro de mal agüero.

Fuente:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *