Brujas Edad Media

brujasedadAunque en la actualidad, cuando hablamos de brujas, la primera imagen que nos viene a la mente es la una malvada mujer anciana con una verruga en la nariz y montada sobre una escoba voladora, lo cierto es que las brujas han ido evolucionando a lo largo de los siglos. La imagen que se tenía de las brujas en la antigua Grecia, no es la misma a la de las brujas durante la Edad Media o la imagen que tenemos en la actualidad, en algún momento fueron temidas, perseguidas y ejecutadas, mientras que en otro fueron valoradas y casi veneradas o se les relacionó con la naturaleza.

En este post, analizaremos cómo eran las brujas, o mejor dicho, cuál era la percepción que se tenia de las brujas en la Edad Media.

La Edad Media, recordemos, es un periodo de la historia de Occidente posterior a la Edad Antigua, aproximadamente en el siglo V, y previa al Renacimiento del siglo XV. Se dice que este periodo estuvo caracterizado por el oscurantismo y el miedo debidos al importante papel que tuvo la iglesia cristiana que además satanizó a los dioses paganos de las diferentes culturas erradicadas; sin embargo, vale aclarar que la Edad Media es también un periodo de gran avance y desarrollo cultural.

Si vemos la Edad Media como una época oscura, es de entender que muchos de los sucesos sin explicación se relacionaran con el diablo y las fuerzas malignas, por ejemplo, ¿sabían que San Agustín escribió que mientras estaba en Italia escuchó que algunas mujeres mesoneras ofrecían queso hechizado a los viajeros y los convertían en burros o caballos y los utilizaban para el transporte?

Eran parteras, alquimistas, perfumistas, nodrizas o cocineras que tenían conocimiento en campos como la anatomía, la botánica, la sexualidad, el amor o la reproducción, y que prestaban un importante servicio a la comunidad. Conocían mucho de plantas, animales y minerales, y creaban recetas para curar, lo cual fue interpretado por los grupos dominantes del medievo como un poder del Diablo.
Fuente: La Jornada.

brebaje brujasDe esta manera, las mujeres que otrora fueran sabias y conocedoras de la naturaleza, en la Edad Media se convirtieron en una amenaza, en brujas al servicio de Satanás que comenzaron a ser llamadas striga que significa hierba bruja o maleza, stria o strix, es decir, lechuzas o aves rapaces; en latín se les denominaba maleficae, maléficas. El historiador Jules Michelet (1798-1874) afirmara sobre las brujas en la Edad Media, lo siguiente:

en el mundo medieval, lleno de horrores, injusticias y arbitrariedades, las brujas fueron el producto de la desesperación del pueblo, que encontró en ellas las únicas que podían remediar sus males físicos y morales.
Fuente: Melgar T., Luis. Brujas. Libsa, 2010.

La mujer que antes se beneficiaba de la naturaleza, se convirtió en la Edad Media en un ser maligno pues, aunque algunos hombres eran considerados servidores del demonio, se creía que la mujer era más proclive a caer en las garras del demonio y el pecado. De esta manera, mediante un pacto satánico las mujeres se convertían en siervas de Satanás y a cambio de ello obtenían diversos poderes que utilizaban para su beneficio, desde provocar tormentas, hasta la muerte de sus enemigos. Ya para este periodo se aseguraba que las brujas podían volar (ya fuera convertidas en animales como búhos, montadas sobre escobas o gracias a pócimas), tenían reuniones con el Diablo en los aquelarres y practicaban la magia negra.

Un Comentario
  1. agosto 30, 2013 | Responder

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *