¿Qué es la combustión espontánea?

combust_espont

En el post anterior les hablábamos de la habilidad que tienen algunas personas para producir y controlar el fuego y que se conoce como piroquinesis, también les comentábamos que aunque los piroquinéticos son a menudo inmunes a las altas temperaturas generadas por ellos mismos, siempre existía algún riesgo de morir incinerado.

En este post hablaremos de uno de los peligros que algunos piroquinéticos corren si no se han dado cuenta de la existencia de este don o no han aprendido a controlarlo, nos referimos a la combustión espontánea.

Se dice pues que la combustión espontánea describe algunos casos de personas que han muerto quemadas sin una fuente externa, es decir, no mueren en incendios y todo parece indicar que el fuego se produjo en ellos mismos, provocando así su muerte. Lo curioso o extraño de este fenómeno es que, mientras el cuerpo se encuentra totalmente carbonizado, ningún otro material o muebles se encuentran quemados.

Al inicio de este post les mencionábamos que la combustión espontánea puede llegar a ser el resultado de una piroquinesis fuera de control; sin embargo, hoy en día son pocos los que admiten una relación directa entre ambas, pero lo cierto es que de alguna manera están asociadas al tener como elemento común el fuego.

Algunas explicaciones que se han querido dar a la combustión espontánea, cuando no se le relaciona con la piroquinesis, incluyen intervención divina o de fantasmas, aunque explicaciones menos paranormales nos dirían que posiblemente el sujeto se encontraba bajo los efectos del alcohól y se quedó dormido con un cigarro encendido. En estos casos, sin embargo, no ha sido posible encontrar los restos del cigarrillo. Otra explicación nos dice que una serie de situaciones tuvieron que presentarse par generar la combustión espontánea, por ejemplo, altas concentraciones de gas o de alcohól que pasaron desapercibidas por la víctima o por terceros.

Como es de esperar, aún cuando existen varios reportes, los estudios científicos no han logrado comprobar la existencia de este fenómeno y siempre queda en el aire la veracidad de la combustión espontánea, que a lo largo de la historia alcanza poco más de 200 casos reportados. Entre ellos, los más destacados son los siguientes:

  • 1673, es el año del reporte más antiguo identificado hasta el día de hoy. En París un hombre alcohólico que fue encontrado completamente carbonizado, mientras que la cama de paja donde se encontraban sus restos estaba intacta.
  • 1725, Nicolle Millet fue hallada carbonizada sentada en una silla que estaba intacta. Su esposo fue acusado de asesinato; sin embargo, durante el juicio, Nicholas le Cat, cirujano encargado de estudiar el caso, dictamino que la mujer había muerto a causa de combustión espontánea.
  • 1731, el famoso caso de la Condesa Cornelia di Bandi de Cesena quien al momento de morir tenía 62 años y cuyas cenizas fueron encontradas en su habitación por su doncella, de sus restos sólo se encontraban completas sus piernas. Aunque la habitación se encontraba llena de hollín y de un líquido, su cama estaba intacta.

No es extraño que sea precisamente en estos primeros años de mayores reportes de casos de combustión espontánea que surjan también los primeros estudios sobre el tema. En 1763 se publica De incendis corporis humanis escrita por Jonas Dupont y basándose en el caso de Nicolle Millet.

Aunque en siglos posteriores se han reportado más casos, lo cierto es que son pocos y sólo se quedan como parte del imaginario colectivo sin que hasta ahora se logre comprobar dicho fenómeno.

2 Comentarios
  1. DARIO
    Septiembre 18, 2012 | Responder
  2. M
    Agosto 29, 2014 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *