Rituales con sal

salt_prop

Aunque ya en un post anterior habíamos hablado de los poderes mágicos (buenos y malos) de la sal; consideramos conveniente detenernos a analizar nuevamente un mineral tan importante para la historia humana, tanto en materia alimenticia como relacionada con poderes mágicos y de purificación.

Entre sus propiedades, y como lo mencionábamos en el párrafo anterior, se ha creído que la sal tiene propiedades para exorcizar tanto a demonios como a cualquier otro espíritu maligno, no es extraño entonces que en diversas culturas alrededor del mundo se utilizara como un elemento diario para protegerse y curarse de varias enfermedades (recordemos que antiguamente se creía que las enfermedades no eran otra cosa que espíritus que habían tomado nuestro cuerpo).

En Tailandia, por mencionar un ejemplo, aún hoy en día las mujeres que acaban de parir se lavan diariamente con agua y sal, pues se cree que esto las protege de encantamientos. En Marruecos, por otro lado, se acostumbra a esconder un frasco de sal en el lugar más oscuro y escondido de la casa, que es donde se cree que habitan los malos espíritus y se espera con ello ahuyentarlos, o al menos que no salgan de ese lugar.

En muchos países nórdicos ha llegado hasta nuestros días una vieja costumbre que consistía en colocar un puñado de sal cerca de la cuna de un recién nacido para, al igual que en el caso anterior, mantener a los malos espíritus alejados del bebé.

Los antiguos alquimistas utilizaban la sal como un elemento esencial para llegar a la “Gran Obra,” aunque cabe aclarar que la sal utilizada no era sal común, según estos alquimistas se trataba de una “sal primigenia” que era una mezcla del mundo animal, vegetal y mineral. Aunque no explicaban muy claramente como la obtenían, no deja de ser interesante que se refirieran a la “sal” como un elemento esencial para elaborar la Piedra Filosofal.

Sin duda, son los alquimistas quienes vieron en la sal un elemento imprescindible para su labor, por este motivo, hablaban de distintos tipos y usos de la sal. La Sal Alkali que era obtenida de las cenizas del álcali y con la que se creía que los espíritus penetraban en los cuerpos. La Sal Colcotharinum era una sal obtenida del vitriolo. La Sal Factitium era una sal producida artificialmente con distintas aguas (mar, lagos, etc.) para distintos objetivos. La Sal Panis, por su parte, era la sal común no preparada. La Sal Enixum era simplemente sal disuelta. El arsénico era conocido como la Sal de los Filósofos. La Sal Cristallinum era la sal que se obtenía a partir de la orina humana, mientras que la Sal Loth era sal obtenida de la orina de cualquier animal. La Sal armoniacus era la sal de arabia. La Sal Entali era un tipo muy específico de salitre. La Sal Indicus era el mercurio disuelto y coagulado. Por último, la Sal Practicum era la mezca de sal de roca y sal amoniaca.

Pero no sólo antiguas tradiciones han confiado su fortuna en la sal, actualmente se dice la sal juega un papel importante en la Cábala. “Su nombre mlh equivale, en términos cabalísticos, a: 40 + 30 + 8 = 78. Un valor idéntico al triple del tetragrama 26 (26 + 26 +26 = 78)” (Balasch y Ruiz, 2004).

Por su parte, la religión católica también ha visto a la sal como símbolo de permanencia y alianza con Dios. En Levítico 2:13 se señala:

Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios; en toda ofrenda tuya ofrecerás sal.

Un comentario
  1. elayser
    Julio 15, 2012 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *