¿Qué significa Apocalipsis?

durero_apocal

Estamos en una época en la que mucho se habla del Fin de los tiempos y del Fin del mundo, este 2012 es particularmente visto como un año profético al ser la fecha marcada por los antiguos mayas para el fin de un ciclo. Lo más curioso de todo es que, aunque todos hablen de las profecías mayas y del 21 de diciembre de 2012 como una fecha fatídica, otras culturas alrededor del mundo coincidieron con los mayas.

De todas estas profecías del fin del mundo ya hemos hablado en un post anterior. Sin embargo, en la Biblia, en el Nuevo Testamento para ser más exactos, se habla también de un final de los tiempos, referido en el Evangelio de Juan como el Apocalipsis.

Pero, ¿qué significa Apocalipsis?

Aunque actualmente esta palabra la utilizamos para referirnos a catástrofes que traerán el fin del mundo. En sus orígenes, sin embargo, la palabra Apocalipsis se deriva del griego Αποκάλυψις que significaba revelación, de hecho, el Apocalipsis del Apóstol Juan es conocido también con el nombre de El Libro de las Revelaciones pues supuestamente Jesús le reveló a Juan lo que ocurriría.

El Apocalipsis o Libro de las Revelaciones es un libro profético compuesto por 22 apartados donde se habla de la llegada del Anticristo, del Falso Profeta, el número de la bestia, la lucha entre el bien y el mal que nos llevará a la Segunda Venida del Mesías para juzgar a vivos y muertos en lo que se conoce como el Juicio Final. En realidad es quizá el libro con más símbolos de toda la Biblia y, por ello, uno de los más difíciles de interpretar y de los más controvertidos, a tal grado que su aceptación en el canon bíblico tomó varios siglos y Concilios.

El Apocalipsis cierra el Nuevo Testamento y fue escrito, como ya lo hemos mencionado, por el Apóstol Juan entre los años 96 y 98 de nuestra era, cuando este se encontraba desterrado en la Isla de Patmos. Según Juan el Apocalipsis daba testimonio de Jesús a través de él, en el primer capítulo pude leerse:

1:1 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, 1:2 que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. 1:3 Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

A lo largo de la historia, muchos han sido los que intentan desentrañar e interpretar las profecías que ahí se mencionan, se ha intentado identificar a falsos profetas y anticristos en personajes que por sus actuaciones cobraron importancia en la historia, muchas enfermedades, crisis económicas, políticas, sociales, al igual que muchas catástrofes naturales han sido relacionadas con los sellos y los jinetes del Apocalipsis; sin embargo, vale aclarar que es muy probable que este texto escrito hace dos mil años hable del únicamente del momento que estaba viviendo el pueblo judío bajo el yugo del Imperio Romano, que era el que estaba a punto de llegar a su fin y al que se hace realmente alusión en dicho libro; por tal motivo, este texto debe ser tomado en el contexto de la sociedad judía y de los primeros cristianos de hace dos mil años y no tratar de adecuarlo a los tiempos que hoy vivimos.

Existen, por otro lado, una serie de escritos escritos por la misma época que no figuran en el canon bíblico y que también son de orden apocalíptico:

  • Apocalipsis de Adán
  • Apocalipsis de Sofonías
  • Apocalipsis de Esdras
  • Apocalipsis de Elías
  • Apocalipsis de Baruc (siriaco)
  • Apocalipsis de Baruc (griego)
  • Apocalipsis de Abraham
  • Apocalipsis de Pedro

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *