¿Qué es el Signo de Voor?

signo_voor

Identificado como uno de los cuatro signos más potentes, el Signo de Voor fue un símbolo o mudra utilizado por los antiguos sumerios para invocar a sus dioses, especialmente a Ishtar, conocida también con el nombre de Inanna, diosa madre asociada además con la guerra, la sexualidad y la prostitución, de hecho, se creían que esta diosa era la cortesana de todos los dioses sumerios; esta diosa era representada con una estrella de ocho puntas y más tarde fue adoptada por otras religiones como es el caso de Isis, diosa madre y de la maternidad en Egipto; Artemisa, diosa de la caza en Grecia; y Diana, diosa virgen de la caza en Roma. Todas ellas eran diosas que en algún momento estuvieron relacionadas con la luna, que a su vez significa fertilidad y, llegado un punto en la edad media, la fertilidad resultado de la sexualidad comenzó a ser vista como pecaminosa; no es raro entonces que la luna pronto se convirtiera en cuernos y también que “el diablo” tenga cuernos.

A la llegada del cristianismo, la mayoría de las religiones paganas comenzaron a ser relacionadas con el mal y los dioses y diosas antiguos tuvieron que dar paso a un único y omnipotente dios, convirtiéndose muchos de ellos en demonios; el caso de Ishtar y el Signo de Voor no es la excepción, así que no es de extrañar que el antiguo culto a esta diosa y el mudra para invocarla comenzara a ser relacionado con “el maligno”.

Actualmente el Signo de Voor es interpretado como Yo te amo Satanás o Yo te amo Lucifer; uno de los primeros en retomarlo fue el escritor H. P. Lovecraft en El Necronomicón, el grimorio ficticio más famoso de la historia de la literatura, escrito supuestamente por el loco árabe Abdud Alhazred y donde se decía que era utilizado para invocar a los muertos.

El mudra en cuestión se forma con la mano izquierda (la mano que desde antaño se relaciona con la luna, a su vez con la fertilidad-sexualidad, maldad) con los dedos medio y anular doblados hacia la palma de la mano, formando así un cuerno. Se cree que los que forman esta señal, lo que están haciendo en realidad es abrir y/o cerrar portales dando paso a fuerzas malignas que, al no saber controlarlas, se pueden apoderar fácilmente de nuestros pensamientos y voluntad y comenzar a manipularnos. Razón por la cual los que creen en el poder de este signo, advierten que el uso del mismo sólo debe hacerlo las personas realmente preparadas para lidiar con distintas fuerzas.

Un Comentario
  1. Ivy
    marzo 7, 2012 | Responder

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *