¿Qué son los villancicos?

villancicos

¿Sabías que originalmente los tradicionales villancicos que escuchamos cada 24 y 25 de diciembre no estaban dedicados exclusivamente a festejar navidad y la llegada del Niño Jesús a la tierra?

La palabra villancico se deriva de la palabra villano, pero en este caso “villano” no debe ser entendido como una persona ruin o descortés que se nos indica en la 3a acepción de la Real Academia Española; en este caso villano debe ser entendida como la persona que habita las villas, es decir, los villancicos antiguamente eran las canciones que cantaban los campesinos en las villas.

Los primeros villancicos datan del siglo XV, es decir, al finalizar la Edad Media y comienzos del Renacimiento; en un inicio eran canciones populares anónimas cantadas en verso mismos que podían variar entre dos y cinco. Lo más curioso de los villancicos es que en sus orígenes trataban temas tan diversos como los sucesos locales donde eran cantados, muchos villancicos eran canciones de amor, otros más eran sátiras e incluso se cantaban temas profanos que en nada se relacionaban con la venida de Jesús y los festejos navideños.

Es hasta la llegada del siglo XVI cuando la Iglesia Católica comienza a adoptar los Villancicos como una manera de evangelizar, utilizando la lengua y costumbres de cada pueblo, de esta manera los villancicos comienzan a formar parte de los festejos religiosos al ser cantados en las misas que celebraban la Navidad (25 de diciembre) y Corpus Cristi (festejo destinado a celebrar la Eucaristía); es en esta época cuando algunas iglesias comienzan a contratar compositores para escribir canciones alusivas exclusivamente a dichos festejos.

Lo villancicos adquieren especial popularidad en el siglo XVII en España; sin embargo, en esta época todavía no son exclusivos de la Navidad y son cantados en festejos tan diversos como el Corpus Cristi, la Asunción y la Inmaculada Concepción (8 de diciembre). En América Latina, por su parte, los villancicos tuvieron un desarrollo similar al de la Península Ibérica al ser adoptados para evangelizar a un continente recientemente conquistado (algo similar ocurrió con la adopción de dioses de las culturas mesoamericanas y su adaptación a Santos católicos para que la nueva religión fuera aceptada, uno de los ejemplos más famosos es el de la “Virgen de Guadalupe”).

Ya para el siglo XVIII los villancicos comienzan a perder fuerza; sin embargo, siguen gozando de gran popularidad durante las fiestas navideñas. Algunos de los villancicos más populares son:

  • Noche de paz
  • Campana sobre campana
  • Mi burrito sabanero

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *