¿Qué es el espiritu de la navidad?

santa_trineo

La Navidad, como ya hemos explicado anteriormente, es una de las principales festividades católicas que tiene por objeto celebrar el nacimiento de Jesús cada 25 de diciembre, de ahí proviene precisamente el término latino Natividad.

Curiosamente, en épocas recientes se comienza a hablar del Espíritu de la Navidad y está cobrando fuerza de la mano del New Age o Nueva Era. Aunque la mayoría de los que celebran estas fechas suelen confundirlo con la fiesta del 25 de diciembre y con el ánimo de bondad y solidaridad que se supone debe imperar cuando se acerca el nacimiento de Jesús; lo cierto es que el Espíritu de la Navidad y la Navidad no son necesariamente lo mismo, aunque ambas se celebren en fechas muy cercanas.

El Espíritu de la Navidad, al igual que ocurre con la Navidad, tiene sus orígenes en una antigua tradición celta que celebraba la llegada del invierno, actualmente llamamos a esto Solsticio de Invierno, es decir, el sol estático, y que tiene lugar cada 21 de diciembre en el Hemisferio Norte.

Como lo mencionábamos en el párrafo anterior, cada 21 de diciembre la mitad del Planeta Tierra (Hemisferio Norte) se encuentra más lejana del sol, lo que marca precisamente la llegada del invierno con sus días más cortos y noches más largas. Los celtas creían pues que durante esta fecha el sol moría para renacer el 25 de diciembre — fecha que más tarde el cristianismo adoptaría para convertirlo en la Navidad—. La tradición celta que celebraba del solsticio de invierno, al igual que muchas otras incluyendo la Navidad, se ha ido transformando con el paso del tiempo hasta derivar en el Espíritu de la Navidad.

Se dice pues que el Espíritu de la Navidad baja a la tierra y visita a los hombres de buena voluntad la noche del 21 de diciembre entre las 22:00 y las 00:00 horas, y es un momento especialmente propicio para que los que creen en dicho ser, envíen sus peticiones y deseos que serán cumplidos.

Existen muchas teorías en torno a la verdadera identidad de este ser, una de las más extendidas menciona que el Espíritu de la Navidad es realmente un Egregor que supuestamente surgió del pensamiento de Jesús —recordemos que un egregor es un pensamiento colectivo que ejerce una gran influencia en las personas— y, que al ser un pensamiento surgido de un ser lleno de bondad, se convirtió en un espíritu bondadoso que buscaba ayudar a los humanos.

Otra teoría cuenta que hace cientos de miles de años un ser de gran belleza y bondad llegó a la tierra proveniente de un mundo muy alejado al nuestro y, por supuesto, más evolucionado; pronto se instaló en tierras nórdicas y, al ser más evolucionado, lograba hacer realidad los deseos de las personas a las que visitaba cada año (coincidiendo con el invierno) para regalarles luz y energía.

Como podemos ver, ambas teorías tienen una fuerte relación con el New Age, con el Esoterismo y Ocultismo e, incluso, con la ufología que bien podría confundir a dicho espíritu con un Nórdico. No es de extrañar pues, que la Iglesia Católica rechace enérgicamente cualquier actividad que tenga por objeto celebrar el Espíritu de la Navidad, que trate de igualarlo o de relacionarlo de alguna manera con la festividad que cada 25 de diciembre celebra la llegada de Jesús a la Tierra.

3 Comentarios
  1. Daniel Andres
    noviembre 15, 2011 | Responder
  2. jessabeth piturra
    septiembre 17, 2014 | Responder
  3. Francisco Javier Sevilla
    diciembre 28, 2014 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *