Las hadas y las flores

hadabailarinaLas hadas de las flores, son una especie de hadas que, como su nombre lo indica, se encargan de todo lo relacionado con el mundo de las flores. Viven entre las flores, se alimentan del néctar de éstas y muchas de ellas visten con las hojas de las flores, estas hadas reciben el nombre de alseides en honor a Alseide, un hada que en la mitología griega se encargó de rescatar las semillas de amapola y un bulbo de lirio, cuando Zeus destruyó con su rayo a un bosque eleusino. Alseide más tarde los sembro y cuidó con mucho cariño su cosecha hasta que este nuevo bosque creció y fue incluso más bello que el destruido por Zeus, quien al ver la obra de Alseide se sintió avergonzado por su acto destructivo y le permitió vivir para siempre en aquel hermoso bosque de amapolas y lirios.

Dado que son espíritus de la naturaleza o elementales, las hadas de las flores se encargan del cuidado y protección de cualquier flor y planta que encuentren en su camino. Algunas se hacen cargo del color de las flores, mientras otras se encargan de las raíces y les proporcionan la fuerza suficiente para que resistan a las inclemencias del tiempo, pero también las ayudan proporcionándoles los nutrientes esenciales para que crezcan grandes. Se dice también que las hadas se ocupan de absorber la energía solar con el propósito de distribuirla en nuestro mundo y en el mundo donde ellas habitan. Las hadas de las flores juegan entonces un papel importante en el vínculo entre la energía del sol y la de los minerales que existen en el subsuelo, que son los que alimentan precisamente a las flores.

Aunque las hadas se ocupan del cuidado de cada flor que existe en esta tierra, es innegable que tienen sus preferidas y algunas les proporcionan mayor poder que otras. La campánula, por ejemplo, aunque es una flor muy útil para las hadas, puede resultar fatal para el humano: en Escocia existe la creencia de que si alguien escucha el viento mientras sostiene esta flor, está escuchando la música de su propia muerte; se dice también que algunas hadas malvadas realizan sus conjuros en los montes de campánulas. La hierba de San Juan también puede resultar de gran utilidad si queremos mantener un hada alejada de nosotros. Por su parte, flores como el nenúfar, la dedalera y la acedera tienen propiedades capaces de protegernos y aliviarnos del mal de ojo de algunas hadas malvadas.

Por el contrario, otras flores nos proporcionan acceso al mundo de las hadas, como es el caso de la prímula. Y el trébol de cuatro hojas nos protege contra cualquier maleficio de estos seres, pero también puede resultar de gran utilidad al momento de elaborar un ungüento mágico con el que podemos verlas. Sin embargo, dado que la rosa es, sin lugar a dudas, la favorita de las hadas, no hay flor más poderosa que ésta para atraerlas y beneficiarnos de su magia: solo necesitamos meter 21 pétalos de esta flor en una olla con agua y dejarlos reposando durante una noche de luna llena, el agua de rosas nos servirá para perfumarnos y como magia para atraer al ser amado, desde luego, con la intervención de las hadas.

Utilizar flores que también son protegidas con especial interés por las hadas, nos brindará también su protección: las margaritas nos ayudan con la creatividad; la gardenia, nos brinda paz y protección a los niños; el jazmín nos da claridad mental.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *