Alas para hadas

hada_1895

Generalmente, cuando hablamos de hadas es muy común que imaginemos a mujeres diminutas de gran belleza, con orejas puntiagudas y con un par de alas agitándose velozmente; sin embargo, rara vez nos cuestionamos si éstas tienen algún significado especial o si representan algo más además de la simple habilidad física de volar.

Es necesario entender que las alas en el caso de las hadas, así como de otros seres elementales o fantásticos (como es el caso de los elfos, los dragones o de Pegaso por mencionar algunos ejemplos) y de los ángeles, no significan sólo la habilidad física de volar —como ocurre con todos aquellos seres del reino animal con alas— sino que también simbolizan un rango elevado entre los distintos seres fantásticos que habitan en la tierra, sean o no fantásticos, incluido el ser humano, es decir, que las hadas están por encima nuestro como seres de esta tierra.

Las alas pueden incluso ubicar a las hadas en el rango de algunos dioses que también son representados con alas, como es el caso de Cronos, dios del tiempo o Niké, diosa denla Victoria, ambos en la antigua Grecia. En el cristianismo, los ángeles son los más cercanos a Dios y el número de alas que poseen tiene una relación muy estrecha con su jerarquía angélical, quizá por esa característica en común, algunas personas afirman que las hadas descienden realmente de los ángeles caídos.

Algunos afirman incluso, que a pesar de ese hermoso par de alas, las hadas no pueden volar y que es muy probable que éstas sean un mero elemento decorativo que simboliza su poder y las relacione también con el elemento aire.

hadaduende

Es sin duda, gracias a William Shakespeare, con su obra Sueño de una noche de Verano y a Michael Drayton que nos llega la imagen victoriana de las hadas como seres diminutos, hermosos y con alas de mariposa o transparentes como las de las libélulas, las cuales agitan con rapidez. A raíz de esta imagen, muchos autores alrededor del mundo comenzaron a describir a las hadas como figuras femeninas diminutas, cuyo rasgo principal son sus orejas puntiagudas y sus alas de mariposa, tal es el caso de la Princesa Nobody, un cuento de hadas escrito por Andrew Lang, ilustrado por Richard Doyle y publicado en 1884.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *