Propiedades del ajo crudo: armas contra los vampiros

ajo_prop

El ajo, cuyo nombre científico es Allium sativum, es una planta de la familia de las cebollas que contiene dos sustancias, la aliina y el disulfuro de alilo, que lo hacen altamente efectivo en la medicina herbolaria; de hecho, dadas sus propiedades antisépticas, antiparasitarias y medicinales ha tenido un sinfín de usos en diferentes prácticas mágicas para combatir ciertos malestares atribuidos a los malos espíritus.

Beneficios y usos del ajo

Se dice que el ajo tiene propiedades para atacar diversas enfermedades dependiendo si éste se consume crudo o cocido. Ayuda a combatir la hipertensión, la tos y la gripa, asimismo, es un fuerte antiparasitario, y su uso está indicado para tratar una larga lista de enfermedades y malestares.

Lo anterior nos da una idea muy clara de que el ser humano primitivo al darse cuenta de todas estas propiedades, pronto comenzó a ver al ajo como una planta mágica capaz de curar casi cualquier mal; aunque es importante recordar que en esa etapa histórica las enfermedades eran consideradas como espíritus malvados cuya única finalidad era infligir sufrimiento al ser humano.

Es así que el ajo comienza a ser utilizado como amuleto en diferentes culturas, por ejemplo, en la La Odisea Homero cuenta como Ulises se libra del hechizo de Circe, que había convertido a sus compañeros en cerdos, utilizando el allium moly, es decir, el ajo que le había obsequiado el dios Hermes.

Tampoco es de extrañar que el ajo haya sido utilizado como amuleto contra el mal de ojo.

El ajo como arma contra los vampiros

Y llegamos a uno de los usos más extendidos y famosos del ajo: como arma contra los vampiros:

kitvampBram Stocker, en su clásico de la literatura de terror Drácula realiza varias menciones donde el ajo es uno de los principales protagonistas como defensa contra los no muertos:

Esto es un pensamiento terrible; pues si es así, significa que puede controlar a los lobos, tal como lo hizo, por el solo hecho de levantar la mano en silencio. ¿Por qué habrá sido que toda la gente en Bistritz y en el coche sentían tanto temor por mí? ¿Qué significado le daban al crucifijo, al ajo, a la rosa salvaje, al fresno de montaña?

Pero, ¿de donde surgen leyenda que los vampiros temen al ajo? ¿existe alguna posible explicación científica para pensar que los ajos nos defenderán contra los chupasangre?

Entre los cientos de propiedades curativas del ajo, existe una que quizá sea la relación directa entre el ajo y los vampiros: el ajo es un poderoso anticoagulante que puede ser da gran utilidad para algunas enfermedades hemáticas, es decir, enfermedades de la sangre; sin embargo, para otros casos puede ser fatal, en algunos casos incluso está contraindicado su uso pues acarrea más problemas que beneficios.

Entre las distintas enfermedades relacionadas con la sangre existen las conocidas como porfirias en donde el grupo conocido como HEM no puede transportar el oxígeno necesario al organismo, lo que provoca en el enfermo una serie de malestares y síntomas claramente identificados antiguamente con el vampirismo, es decir, no soportan la luz solar y la exposición puede causar ciertas quemaduras en la piel. Las porfirias son con toda seguridad el antecedente directo de la creencia en los vampiros, que pronto pasaron de ser víctimas de una enfermedad, a victimarios asesinos y sedientos por la sangre.

Volviendo pues al ajo y sus propiedades anticoagulantes, es muy probable que los sospechosos de vampirismo, en el fondo víctimas de alguna porfiria, sufrieran ataques severos de la enfermedad cuando consumían esta planta.

Se entiende pues que antiguamente el ser humano ofreciera respuestas fantásticas fácilmente atribuibles a demonios, espíritus o dioses ante fenómenos a los que no encontraba explicación: la porfiria fue entendida como vampirismo, mientras que las propiedades anticoagulantes del ajo, lo convirtieron en la defensa ideal frente a estos seres terribles.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *