Magia con plantas y flores

fresnoAsí como sucede con las piedras y los minerales, desde los tiempos más remotos el ser humano ha creído que las flores y las plantas tienen propiedades mágicas capaces de actuar en nuestro favor o en nuestra contra dependiendo del uso que les demos. Las flores han sido símbolo de la fugacidad de la vida; los antiguos griegos y romanos, por ejemplo, cubrían a sus muertos de flores a las piras funerarias como símbolo de la muerte y de que es lo único certero que tiene un ser humano. En otras culturas las flores representaban al sol y en la alquimia los meteoritos eran conocidos con el nombre de flores celestes.

Las plantas, por su parte, representaban a la naturaleza misma, que como tal, tiene fuerzas destructoras y creadoras. Así comenzaron a ser revestidas de propiedades mágicas y esotéricas capaces de curar enfermedades y sortilegios, de atraer el amor y/o la buena fortuna. En la Europa medieval, las plantas eran especialmente poderosas si se recolectaban durante la noche de San Juan.

En este post hablaremos de las principales propiedades mágicas de algunas plantas

La granada
Los antiguos griegos creían que la granada tenía el poder mágico de hacer que la persona que la comiera regresaba temporalmente a la tierra y después de transcurrido cierto tiempo, se tendría que dirigirse nuevamente al Hades. De hecho, uno de los principales mitos griegos y que, de cierta forma explica las estaciones del año, es el de Perséfone comiendo la granada del dios Hades, lo que la condenaba a permanecer la mitad del año en el Hades, que precisamente era una época gris y fría; cuando Perséfone volvía a la tierra, los campos reverdecía y se llenaban de flores.

Propiedades mágicas del Romero
Antiguamente esta planta se consagraba a los dioses lares, antiguos dioses romanos encargados de proteger las casas y las propiedades de los romanos. Cuando la gente se cambiaba de casa acostumbraba hacerlo portando una rama de romero en la mano, también era común que se quemara romero en cada habitación, pues se creía que esta tenía el poder de alejar a los malos espíritus.

Actualmente el romero es utilizado para realizar hechizos de protección, de amor, para el exorcismo y la purificación, se dice además que aleja a los malos sueños y protege a los durmientes.

fresas

La fresa
Antiguamente las hojas de la fresa eran utilizadas para elaborar cinturones con propiedades mágicas capaces de ahuyentar a las serpientes.

La rosa
Aunque en nuestro post propiedades de las rosas ya hemos hablado más detalladamente del las rosas y la magia, queremos incluir a esta especie en el post. Antiguamente se creía que las rosas tenían poderes de protección y también son utilizadas para los amarres y hechizos de amor.

Ruda: planta medicinal
Utilizada para elaborar perfumes mágicos que ofrecían protección a quienes lo usaban. En España se creía que los que portaban su ramita de ruda estaban libres de cualquier influencia maligna.

Rusco
Es muy probable que pocos hayan escuchado hablar de esta planta; sin embargo, antiguamente era muy utilizada, pues se creía que tenía poderes mágicos para ahuyentar a los ratones. Así que en la Europa medieval era idóneo contra las plagas de estos animales.

Tilo
El tilo es un árbol que era utilizado como protector del hogar. Entre los antiguos germanos y eslavos se creía que el tilo ayudaba a ahuyentar el rayo y que podía absorber cualquier enfermedad con solo tocarlo. Al representar el centro de la espiritualidad, se le colocaba en el centro de los grandes edificios.

Propiedades mágicas del fresno
En la mitología griega, el fresno estaba dedicado al dios Poseidón; también se creía que el árbol del fresno nunca podía ser alcanzado por un rayo, de tal manera que con el tiempo su madera comenzó a ser utilizada para fabricar amuletos y ahuyentar a los malos espíritus.

El orégano y el sexo
Nada mejor que el orégano para reactivar la potencia sexual. Esa creencia ha llegado hasta nuestros días y no son pocos los que además le confieren poderes anticonceptivos.

Un comentario
  1. Aquarelle
    agosto 1, 2011 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *