Deathworm, el gusano mongol de la muerte

deathworm1

El gusano de la muerte es un animal críptido proveniente del Desierto de Gobi donde se le conoce como Allghoi Khorkhoi que significa gusano intestino porque su apariencia es muy similar a las amibas que se forman en los intestinos, con anillos alrededor de su cuerpo, sin cabeza ni patas y mide entre 60cm y 2m de largo. Los pastores lo describen como un animal de apariencia muy similar al intestino de una vaca, con piel rojiza y sin cabeza, o al menos, difícil de distinguir entre la cabeza y la cola.

Es muy temido por los mongoles que incluso su sola mención causa terror entre los habitantes de este desierto, pues se piensa que es capaz de rociar con un veneno (¿ácido?) tan poderoso y corrosivo que el simple contacto con él supone la muerte inmediata de la indefensa víctima que apenas se entera de lo ocurrido; existen otras leyendas que afirman que puede matar a través de descargas eléctricas masivas a larga distancia. Algunas leyendas son más explícitas en la forma que este gusano aniquila a los desprevenidos pastores mongoles: cuando el gusano detecta una víctima a la cual atacar, comienza a inflarse y a duplicar su tamaño hasta que explota, que es el momento en que precisamente lanza su poderoso veneno color amarillo que corroe inmediatamente a la víctima y además la colorea de amarillo (el supuesto color de la toxina que genera deathworm). Podemos decir sin embargo, que cualquiera que sea la forma preferida de matar a la gente, lo cierto es que es de manera rápida y a gran distancia, lo que supone un gran peligro, pues aunque la gente se encuentra a varios metros de él, esto no les representa estar a salvo y además, rara vez se enteran del peligro que corren hasta que ya es demasiado tarde.

Durante siglos no se supo mucho en occidente acerca de este animal, sólo en épocas recientes comenzaron las investigaciones y la búsqueda de evidencia, especialmente por parte de los criptozoólogos, entre los que destaca Ivan MacKerle quien también es famoso por dirigir las investigaciones para demostrar la existencia del Monstruo del Lago Ness. Después de varias entrevistas y la compilación de varios testimonios, MacKerle llegó a la conclusión que este animal era algo más que una leyenda de los habitantes del Gobi. Aunque no es de extrañar que no se haya podido dar con un espécimen de este críptido si tomamos en cuenta que el más remoto contacto causa la muerte, así que lo único con lo que se cuenta actualmente es con los cadáveres víctimas que poco pueden contar y con las leyendas creadas en torno a este terrorífico ser.

A pesar de las conclusiones de MacKerle, los científicos no han logrado ponerse de acuerdo en torno a la existencia real de Allghoi Khorkhoi, pues aseguran que las características de este animal dejan poco margen para que pueda desarrollarse la vida de un anélido (es decir, el grupo artificial de los gusanos) en las condiciones extremas de un desierto. La teoría más aceptada explica que el gusano mongol de la muerte puede ser un tipo muy extraño de serpiente; sin embargo, a pesar de los miles de testimonios de los pobladores, no ha sido posible encontrar uno de estos animales con lo cual quedaría más que demostrada su existencia.

¿Ustedes creen que algún día podamos dar con este animal?

3 Comentarios
  1. Jorge
    diciembre 14, 2011 | Responder
  2. Juan
    enero 17, 2013 | Responder
  3. enero 17, 2013 | Responder

Responder a Jorge Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *