Judas Iscariote, Evangelio

Giotto_-_Scrovegni_-_-31-_-_Kiss_of_Judas

Tú los superarás a todos, porque tú sacrificarás al hombre que me reviste.
Evangelio de Judas

En 1978 unos campesinos egipcios encontraron en El Mynia un grupo de manuscritos escritos en copto entre los que destaca el Evangelio de Judas y que fue sacado de Egipto y llevado ilegalmente a Estados Unidos donde permaneció de 1984 a 2000 en el Banco de Nueva York y hasta el 2002 fue adquirido por la Fundación del Arte Antiguo de Basilea.

El Códice Tchacos, como se le conoce oficialmente a los manuscritos encontrados en El Mynia consta de 66 páginas escritas por ambos lados y contiene el Primer Apocalipsis de Jacobo, la carta de Pedro a Felipe, el Libro de Alógenes y el documento que nos ocupa en este post: el Evangelio de Judas. Es un documento escrito en copto entre los siglos III y IV de nuestra era; sin embargo, como ocurre con muchos de los documentos de esa época escritos en copto, es probable que se trate de una traducción de un documento del siglo II escrito en griego.

Asimismo, resulta curioso que antes del descubrimiento del Códice Tchacos en 1978, los estudiosos ya conocieran la existencia del Evangelio de Judas Iscariote por referencias encontradas en otros textos, como es el caso de Contra las herejías, escrito en el año 180 de nuestra era por Ireneo de Lyon.

El Evangelio de Judas cobra importancia cuando National Geographic presenta en 2006 los resultados de los estudios a los que fue sometido el manuscrito en un programa titulado El evangelio prohibido de Judas y donde se presenta a Judas Iscariote como un fiel discípulo que sólo cumple los designios de Jesús quien le pide que lo entregue, es decir que Judas ha sido tratado como un traidor injustamente durante dos milenios cuando en realidad gracias a él se puede cumplir el designio para que la humanidad sea salvada, lo que sin duda representaría un giro muy interesante a la historia de la Iglesia Católica. En el manuscrito se relata además que Judas era quizá el verdadero favorito de Jesús y quizá por eso decidió que fuera el quien lo entregara, aunque esto significara pasar por el resto de la historia cristiana como un traidor.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *