Purgatorio en la Biblia

purgatorio

Para algunas religiones monoteístas, principalmente la cristiana, existe la creencia en un lugar de expiación al que van algunas almas de los que mueren en gracia, este lugar es conocido como el Purgatorio y, como su nombre lo indica, es un lugar intermedio para purgar el alma con algunos castigos temporales hasta que se encuentre completamente purificada y se le permita su entrada al cielo de Dios.

Purgatorio en la Biblia
Resulta curioso que en la Iglesia Cristiana Evangélica y en la Anglicana no se reconoce el purgatorio y sólo se acepta el cielo o el infierno como posibles destinos del alma; sin embargo, la Iglesia Católica ha aceptado plenamente la existencia del purgatorio y, aunque en la Biblia no exista como tal la referencia a éste, algunos pasajes nos dejan ver que existe un tercer destino para las almas que no es el infierno ni el cielo y donde precisamente son enviadas las almas para ser purificadas por los pecados veniales que hayan cometido en vida:

En Lucas 12:58-59 leemos lo siguiente:

58 Si alguien te acusa de hacer algo malo en su contra, arregla el problema con esa persona antes de que te entregue al juez. Si no, el juez le ordenará a un policía que te lleve a la cárcel. 59 Te aseguro que sólo saldrás cuando hayas pagado hasta el último centavo.

Aquí podemos leer claramente que existe un lugar de castigo; sin embargo, no es un castigo eterno como el que las almas reciben en el infierno, sino un castigo pasajero hasta que la culpa puede ser perdonada.

Otro pasaje bíblico que nos deja muy clara la existencia de un lugar de expiación de los pecados es en Hebreos 11:35

35 Las mujeres recobraban resucitados a sus muertos. Unos fueron torturados, rehusando la liberación por conseguir una resurrección mejor.

Por último, en Corintios 3:12-15 leemos sobre el día del Juicio y la salvación de algunas almas que no son completamente puras:

13 La obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

El Purgatorio es pues un estado temporal con los castigos necesarios para purificar el alma y que alcance la salvación, pero que en ninguna medida se acercan a los castigos eternos del infierno.

4 Comentarios
  1. Pilar
    mayo 31, 2011 | Responder
  2. oswaldo
    junio 8, 2011 | Responder
  3. Daniel Andres
    noviembre 15, 2011 | Responder
  4. Lis
    marzo 1, 2013 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *