¿Qué es magnetismo?

hipnosis

Se dice que el magnetismo, relacionado con la electricidad, es una forma de energía universal. El magnetismo es entendido como un tipo de fuerza o energía que tiene todo ser vivo y que es similar a la que tienen los imanes.

Mesmerismo o magnetismo animal

mesmerA finales del siglo XVIII, el médico alemán Friedrich Franz Anton Mesmer (o Franz Mesmer como se le conoce habitualmente) retomó las bases de la hipnosis, así como la teoría del magnetismo animal, propuesta siglos atrás por Paracelso. De acuerdo con esta teoría todos los seres vivientes cuentan con un fluido magnético que impulsa al mundo y que las personas pueden utilizar tanto física como psíquicamente para ayudar a curar a otros a través de la imposición de las manos para que las ondas emanen de los dedos.

En un principio, Franz Mesmer utilizaba maderas y diferentes metales que eran afines al paciente y que supuestamente los fortalecían; posteriormente descubrió que la fuerza real, el poder magnético se encontraba en uno mismo y además era posible ayudar a otros en la curación, fue cuando surgió “oficialmente” el mesmerismo y Mesmer se estableció en París donde comenzó a atender a una multitud de pacientes y creyentes en esta nueva forma de curación.

Cuando la fama de Mesmer alcanzó varios rincones de Francia tuvo que crear un método para poder atender a todos sus pacientes al que llamó la cubeta de Mesmer que era una tina colocada a 30cm del piso y en la que colocaba agua magnetizada con limaduras de hierro y botellas con una barra de hierro; cada paciente tomaba una de estas barras y la colocaba en la parte que deseaba sanar.

En 1784 el Rey Luis XVI envió a una Real Comisión Francesa a investigar las “curaciones” de Mesmer, dicha comisión concluyó que no existía evidencia de un fluido magnético y que las curaciones eran debidas a la imaginación de la gente, o lo que hoy llamaríamos autosugestión. Para 1985 se realizó una nueva investigación de los trabajos de Mesmer obteniendo las mismas conclusiones. En 1785 Mesmer abandonó París.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *