Mancias II

adivinacion

Como lo comentamos en nuestro post anterior, las mancias o prácticas adivinatorias son tan bastas, que se necesita más de una entrada para abarcarlas todas o tantas nos sean posibles, así que, como lo prometido es deuda, hoy hablaremos de otras mancias:

  • Aeromancia: adivinación a través de la interpretación de los movimientos del viento. La anemomancia, por su parte, es la adivinación a través de la dirección del viento.
  • Alectrimancia: adivinación a través de la forma en la que comen las aves. Si observamos el vuelo de las aves, entonces practicamos heteromancia, aunque también se le llama ornitomancia.
  • Amniomancia: leer la suerte de un recién nacido a través de la interpretación del líquido amniótico. En caso de que adivinemos a través de la observación del pulso del pequeño, estamos hablando entonces de biomancia. En el caso de observar el pulso de una persona adulta, entonces se le conoce como esfignomancia. Si adivinamos la suerte de una persona observando las circunstancias de su nacimiento, hablamos de geneomancia. La gonomancia es la adivinación del sexo del bebé en el vientre materno. La onfalomancia es la adivinación de cuántos hijos tendrá una mujer a través de la observación del cordón umbilical del primero de ellos.
  • Bactromancia: adivinación que utiliza varas de olivo, laurel o mirto.
  • Botanomancia: adivinación a través de las plantas.
  • Causimancia: adivinar observando el fuego. En el caso de que el fuego fuera encendido en un sacrificio de algún ritual antiguo, la observación de este era conocida como licnomancia; cuando se estudian las cenizas del sacrificado, se conoce como teframancia. Por su parte, la piroscopía, es la interpretación de las llamas en una hoguera.
  • Ceraunomancia: adivinación a través de la observación de los rayos durante las tormentas.
  • Ceromancia: adivinación a través de la observación de las gotas de lluvia.
  • Dafnomancia: método de adivinación que consiste en lanzar hojas de laurel al fuego.
  • Enomancia: adivinación a través del vino.
  • Heteromancia: adivinación por medio de la forma del vuelo de las aves.
  • Hipnomancia: adivinación a través de la interpretación de los sueños. También se le conoce como oniromancia.
  • Litomancia: adivinación a través de piedras preciosas, conocidas también como sideristas.
  • Meteoromancia: adivinación por medio de los fenómenos meteorológicos.
  • Piroscopía: adivinación por medio de la forma de las llamas en una hoguera.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *