Abascantes

abascantes

¿Sabías que antiguamente los talismanes eran conocidos con el nombre de abascantes?

Un talismán es un objeto de oro, plata o una piedra preciosa cuya finalidad es la de dar suerte y proteger a la persona que lo lleva puesto. Su nombre proviene del griego τέλεσμα que significa rito religioso; del griego pasó al persa telesmāt y finalmente llegó al francés que es como lo conocemos actualmente. A menudo se relaciona la teléstica con los abascantes o talismanes, dado que, para ser activados y que puedan servir como protectores es necesario emplear ciertos ritos que los vinculen simpaticamente con sus dueños.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *