Hecatónquiros

heca1

En la mitología griega, cuando Urano (Dios del Cielo) se casó con su hermana Gea o Gaia (Tierra y Diosa Madre) procrearon a los titanes, a los cíclopes y a los tres hecatónquiros ocentimanos, su nombre proviene del griego Έκατόνχειρες donde ʽεκατόν significa cien y χείρ, manos, es decir, los de cien manos y eran gigantes con 100 brazos y 50 cabezas:

  • Briareo (Βριαρεως Briareôs): el vigoroso o el fuerte. En la Iliada de Homero le llamaban Egeón (cabruno)
  • Giges (Γύης o Γύγης): el furioso
  • Coto (Κοττος Kottos)

Los hecatónquiros estaban relacionados con los terremotos, las tormentas y los huracanes; por ello, al igual que sus hermanos los cíclopes, se les relacionaba con la estación de lluvias.

Al nacer, su padre Urano vio que eran monstruos horribles envió al Tártaro (el lugar de sufrimiento y tormento) para que no vieran jamás la luz, ahí permanecieron hasta que el titán Cronos los liberó para que le ayudaran a derrocar a Urano castrándolo; una vez que Urano fue derrotado, Cronos se sintió amenazado de perder su autoridad y volvió a enviarlos al Tártaro.

Los hecatónquiros son de nuevo liberados, en esta ocasión por Zéus, hijo menor de Cronos, para que esta vez lo ayudaran a luchar contra los titanes y tratar de derrocar a Cronos en la guerra conocida como Titanomaquia; se dice que los hecatónquiros haciendo uso de sus 100 brazos, su gran fuerza y su habilidad, podían lanzar al mismo tiempo 300 rocas contra los titanes, con lo cual los superaron rápidamente y Zéus en agradecimiento, asignó a los hecatónquiros a cuidar de los Titanes cuando éstos fueron enviados al Tártaro. Más adelante, Giges y Coto se fueron a vivir al río Océano y Briareo a las profundidades del Mar Egeo.

Añade un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *