¿Qué es la Quimera?

quimera

La quimera, del griego Χίμαιρα, era para la mitología griega un monstruo formado de diversas partes de animales, que se alimentaba de los rebaños y aterrorizaba a las poblaciones a su paso. No existe un acuerdo en relación con su apariencia física; hay quienes dicen que tiene el cuerpo de una cabra, la cola de una serpiente o dragón europeo y la cabeza de un león; por su parte, otros afirman que la quimera tiene tres cabezas (león, cabra y serpiente). Sin embargo, ambas descripciones coinciden en que la quimera vomitaba fuego por su o sus cabezas. Además, se dice, que ver una quimera es señal de tormentas, naufragios y desastres naturales, y durante la Edad Media la representación de la quimera estaba relacionada con fuerzas satánicas.

En cuanto a su origen, algunos mencionan que se puede encontrar en una región geotérmicamente activa con aproximadamente 24 respiraderos de gas que hoy en día aún es posible encontrar por algunos caminos de Licia en la parte occidental de Turquía y que en turco se conocen como Yanartas o rocas flameantes. Sin embargo, hay quienes piensan que era hija de Equidna (una ninfa monstruosa) y de Tifón (un dios primitivo y destructor al que se le representaba como un huracán).

El mito de Quimera, que podemos encontrar en varios autores: el Libro I de la Biblioteca de Apolodoro, la Eneida de Virgilio, La Iliada de Homero y la Teogonía de Hesiodo dice más o menos lo siguiente:

El Rey Amisodarus de Caria creó a Quimera para que aterrorizara a los habitantes de la región de Licia y devorara todo lo que encontrara a su paso; de esta manera Quimera causó grandes estragos en aquél país, hasta que el rey Lobatos buscó a un héroe para destruirla. Por aquél entonces, Belerofonte, un joven y apuesto guerrero, llegó a Licia con una carta de Preto, yerno de Lobates, donde le pedía recibiera a Belerofonte a quien además consideraba uno de los más grandes héroes; sin embargo, en la carta Petro también pedía que Belerofonte fuera asesinado, pues estaba celoso por la admiración que su esposa Antea sentía por el guerrero.

quimera2

De esta manera Lobaes pidió a Belerofonte a luchar contra Quimera quien gustoso aceptó, no sin antes solicitar la ayuda de Pegaso. Para tal empresa Belerofonte tuvo que encaminarse al Templo de Atenea donde, al cabo de una noche, ésta le obsequiaría una brida de oro con la cual sería posible montar a Pegaso. Una vez que Belerofonte hizo esto y después de lo que sería la más grandiosa y primera batalla aérea, Belerofonte y Pegaso lograron acercarse a Quimera e introducir en su garganta un pedazo de plomo que, al contacto con el fuego emitido por Quimera, se fundió y la mató.

2 Comentarios
  1. Condesa Nocturna
    Octubre 20, 2009 | Responder
  2. Luis Bolivar Campoverde Balcazar
    Enero 7, 2010 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *