Hombres lobo en el Norte de Europa*

Loup-garou

Se dice que en Noruega e Islandia algunos hombres podían convertirse en eigi einhamir (más de una piel); esta idea tiene sus raíces en el paganismo y en aquel entonces se pensaba que un hombre era capaz de tomar el cuerpo y los atributos de otro ser (generalmente un animal). La forma que se adoptaba recibía el mismo nombre de la forma original, es decir hamr, mientras que los términos skypta hömum o hamaz eran utilizados para designar la transición de un cuerpo a otro y el término hamför designaba la expedición que se hacía en la segunda forma. A través de esta transformación extraordinaria la persona adquiría el poder de la forma que adoptó: su fuerza individual se duplicaba o incluso se cuadruplicaba y además adquiría la fuerza de la bestia a la cual había tomado el cuerpo. A este hombre que contaba con su fuerza y la de la bestia se le llamaba hamrammr.

La forma en la que se producía el cambio variaba. En algunas ocasiones el hombre utilizaba un vestido hecho de la piel del animal con el cual se producía la transformación; en otras ocasiones el alma abandonaba el cuerpo humano y se introducía en el cuerpo del animal, así el cuerpo humano quedaba en un estado cataléptico que a veces se confundía con la muerte. Una tercera opción para adoptar la forma y atribuciones de un animal se realizaba a través de un encantamiento en el que la forma del individuo permanecía sin alteración y sólo a través de sus ojos encantados se sabía que esa persona estaba bajo la influencia de algún hechizo para cambiar de forma.

Sea cual fuere la manera de convertirse en un animal, una vez adoptada la forma de éste, el individuo eigi einhamir sólo podía ser reconocido a través de sus ojos pues ningún encantamiento era capaz de ocultar la naturaleza humana. Así el eigi einhamir continuaba su recorrido siguiendo los instintos de la bestia en la que se había convertido y podía entonces hacer todo aquello que el animal pudiera hacer, además de lo que como hombre podía hacer. Podía volar o nadar si había adoptado el cuerpo de un ave o de un pájaro, si había adoptado la forma de un lobo, entonces adquiría también los poderes de éste, se llenaba de furia, la maldad, los poderes y las pasiones del cuerpo animal que había tomado.

(*) Traducción libre de:
BARING-GOULD, Sabine (1865). The were-wolf in the North. En: The book of were-wolves (El Libro de los Hombres Lobo).

8 Comentarios
  1. mariajose
    noviembre 13, 2009 | Responder
  2. Anonimo
    marzo 10, 2010 | Responder
    • carlos
      junio 25, 2017 | Responder
  3. Cecilia F.m
    enero 21, 2011 | Responder
  4. Kristzin
    julio 5, 2011 | Responder
  5. Navaga Johmson
    octubre 18, 2013 | Responder
  6. ANGIE LANCHEROS
    junio 7, 2014 | Responder
  7. Miichelle
    agosto 7, 2015 | Responder

Agrega un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *