Cristalomancia

110Durante siglos la gente ha creído que los cristales, gemas y otro tipo de minerales tenían propiedades mágicas y curativas con las cuales era posible conocer nuestro futuro, sanar algunos de nuestros padecimientos y protegernos contra las fuerzas malignas. De esta manera surgió la cristalomancia, es decir, el arte de la adivinación a través de los reflejos, vibraciones y energía que los cristales emiten.

La cristalomancia es una actividad casi tan antigua como la civilización misma; se sabe que los druidas (sacerdotes celtas) utilizaban los cristales como método de adivinación hace más 4000 años, aunque también durante la Edad Media era sencillo encontrar magoshechiceros y brujos utilizando cristales para predecir eventos futuros y conocer el pasado.

Los cristales están formados por la solidificación de sus componentes y presentan una gran variedad de formas geométricas, sus cualidades son únicas y están relacionadas con la manera en que se hayan formado, la frecuencia de cada cristal vibra en función de su naturaleza, de ahí que los antiguos hechiceros y brujos creyeran que la vibración estaba relacionada con diferentes aspectos en la vida de una persona y los utilizaran como medio de adivinación.

Aunque no se haya comprobado científicamente la capacidad de leer el futuro a través de los cristales, actualmente la cristalomancia es una actividad que cobra fuerza entre muchos ocultistas que la utilizan no sólo como método de adivinación, sino también para curar el aura en la llamada auroterapia argumentando que la propiedad de los cristales pueden funcionar como frecuencias capaces de balancear los chakras y curar tanto física como emocionalmente a una persona.

Además de las propiedades adivinatorias y los poderes curativos, se piensa que los cristales también proporcionan protección contra contra fuerzas electromagnéticas dañinas como las que provienen de los celulares, los hornos de microhondas y los monitores de computadoras, entre otros; pero también como protectores contra otro tipo de energías dañinas más relacionadas con los humanos que con este tipo de aparatos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *