Poltergeist

polt_ab

La palabra poltergeist proviene del alemán y quiere decir “fantasma o espíritu ruidoso”, de hecho, los poltergeists son los más fuertes, agresivos y atemorizantes de todos los espíritus existentes de los que sólo podemos enterarnos de su presencia por los disturbios que causan, pues no es posible verlos bajo ninguna circunstancia; tal es su fuerza, que son capaces de mover los objetos de una habitación o producir ruidos terribles o incluso, dañar psicológicamente a cualquier persona que se atraviese en su camino.

A diferencia de los fantasmas más comunes que parecen no estar conscientes de su naturaleza de fantasmas, los poltergeist reaccionan con su medio ambiente y guardan una relación intrusiva y agresiva con las personas que se encuentran en el mismo lugar que él; se piensa incluso que los poltergeist necesitan siempre de un humano que sirva como agente o catalizador de sus actividades, a menudo estos catalizadores suelen ser mujeres jóvenes o niños entre los 12 y los 16 años. Muchos estudiosos de este fenómeno aseguran que la raíz del mal radica precisamente en los humanos, es decir, que aquéllas personas con desórdenes psicológicos, traumas, enfermedades, temores o histerias son un blanco fácil para cualquier poltergeist.

Las primeras manifestaciones de que hay un poltergeist en nuestro hogar son ruidos, seguidos de olores desagradables, luces, objetos moviéndose y fallas en el equipo eléctrico. Más tarde, si aún no se ha identificado y luchado contra este espíritu maligno sus manifestaciones se hacen más comunes y agresivas; al final, como ya se mencionó, pueden llegar a provocar problemas mentales a los humanos que viven con ellos.

Es importante destacar que este fenómeno ha sido uno de los más estudiados por los científicos y algunas de las conclusiones que se han obtenido es que cualquier ser humano con problemas serios puede liberar inconscientemente energía psicoquinética* como forma de calmar su ansiedad y stress. Bajo esta premisa se entiende entonces que es posible luchar y liberarse de un poltergeist: si una persona es víctima de este fenómeno debe buscar inmediatamente ayuda de tipo profesional (un psicólogo) o espiritual (sacerdotes, pastores) que sea capaz de liberar su “alma” o su “mente” de cualquier sufrimiento.

(*) La energía psicoquinética se entiende como el poder que la mente puede ejercer sobre cualquier objeto material sin necesidad de algún instrumento.

5 Comentarios
  1. Ali
    Septiembre 15, 2009 | Responder
  2. Rey
    Junio 25, 2010 | Responder
    • guillermo
      Agosto 20, 2015 | Responder
  3. Emanuel
    Agosto 18, 2010 | Responder
  4. Vanessa
    Diciembre 15, 2014 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *