Goblins

kobold_bwLos goblins son seres elementales de tierra asociados con la muerte y el fuego, muy parecidos a los gnomos, pero, a diferencia de estos últimos, los goblins son criaturas grotescas, malhumoradas y malvadas que tienen el poder de convertirse en un animal, ser casi invisibles a la vista humana y provocar pesadillas a los hombres.

Es muy probable que la palabra goblin se derive de Gob o Ghob que según algunas mitologías era el rey de los gnomos; sin embargo, hay algunos que afirman que goblin se deriva de gobelin, una palabra de origen Anglo-Francés que a su vez proviene del latín gobelinus y que posiblemente esté relacionada con los kobold, los espíritus menores de la mitología germánica. De esta forma, los goblins están emparentados con los gnomos y duendes, pero su temperamento es menos travieso y más molesto que el de los anteriores; asimismo, a pesar de pertenecer a la misma familia están en eterna guerra con las hadas.

De apariencia desagradable, no miden más de 30 cm y su piel está cubierta por un pelaje oscuro y espeso, viste con ropa oscura y utiliza un gorro similar al que usan los gnomos; su rostro también está cubierto de pelo y tiene dientes puntiagudos, lo que lo hace parecer aún más malvado. Se dice que las mujeres goblins son brujas o arpías y son tan desagradables y malvadas como los goblins. Por último, entre sus costumbres preferidas está la de satirizar las tradiciones y comportamientos humanos para mostrar la peor parte de la naturaleza humana.

Los goblins además de malhumorados gustan de gastar bromas pesadas a los humanos, por ejemplo, en los hogares cambian las cosas de lugar, las esconden y cabalgan durante las noches en caballos que han robado a los humanos; las mujeres goblin reemplazan a los bebés humanos con pequeños goblins, causando gran angustia a las madres; otros goblins acostumbran a engañar a los mineros haciendo los mismos sonidos que hacen en las minas sus primos los gnomos para indicar que ahí se encuentran grandes betas de oro. Los más malvados pueden incluso anunciar la muerte de algún humano que habite en la misma casa que él o provocar grandes incendios.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *