Pegaso

pegaso_grabado

Pegaso es un hermoso caballo blanco con alas doradas, cuyo nombre Πηγασος proviene del griego y quiere decir “fuente” o “manantial” ya que se creía que había nacido de las fuentes del océano.

Es uno de los dos hijos que la Górgona Medusa tuvo con Poseidón. Se dice que cuando Medusa estaba embarazada, Perseo le cortó la cabeza y de la sangre derramada nacieron sus dos hijos: Pegaso y el guerrero Crisaor. Pegaso inmediatamente alzó el vuelo hacia el monte Helicón, donde vivían las nueve musas y en gratitud a la amabilidad de éstas, abrió un manantial llamado Hipocrene que significa “fuente del caballo” y que se piensa era fuente de inspiración para todo el que bebiera de sus aguas, es muy probable que de manera similar haya creado otro manantial en Trecén.

Dada su hermosura, a menudo algunos dioses o humanos trataban sin éxito de capturarlo, Pegaso era tan ágil en su vuelo que en cuanto se veía en peligro agitaba sus alas y se iba al monte Helicón relinchando triunfalmente. Sin embargo, la leyenda cuenta que sólo la Diosa Atenea fue capaz de capturarlo y entregarlo a Belerofontes para que lo ayudara a matar a Quimera, un monstruo con cuerpo de cabra, cabeza de león y cola de serpiente que lanzaba fuego por la boca. Después de lo que sería la más grandiosa y primera batalla aérea, Pegaso y Belerofontes lograron acercarse a Quimera e introducir en su garganta un pedazo de plomo que al contacto del fuego emitido por el monstruo, se fundió y lo mató.

Más adelante, cuando Belerofontes venció junto con Pegaso a las Amazonas, intentó subir al Olimpo; sin embargo Zeus echó a Belerofontes hacia la tierra y conservó a Pegaso en sus establos y desde entonces lo utilizó para que transportara sus rayos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *