Las Hadas

John_Bauer_Swedish_Folk_Tales_100k

Las hadas son seres fantásticos e inmortales estrechamente ligados a la naturaleza, generalmente femeninos (aunque también hay hombres) que tienen el don de la adivinación y poderes extraordinarios. Se les conoce también como la Buena Gente, los Señoriales, el Pequeño Pueblo y los Hombres Verdes.

El término Hada (Homo fata vulgaris) proviene del latín fatum que quiere decir “hado”, “oráculo”, “destino” o “encantamiento”, de ahí que también se les conoce como fatas o fades. En Italia se les conocía como fatae, en Francia como fée, más adelante, cuando las leyendas de las Hadas llegaron hasta Inglaterra el término se convirtió en fays, lo que finalmente se transformó en fairy de ahí la frase en inglés Fairy tales para referirnos a los cuentos de hadas.

El origen de las Hadas varía de acuerdo con la región y la cultura de cada pueblo; hay quienes piensan que su origen se dió en la antigua Roma cuando decidieron acompañar al ejercito romano en la conquista de Europa y se instalaron en los pueblos que los romanos conquistaron; los celtas, uno de los pueblos más antiguos de Europa, creían que las hadas descendían de los ángeles caídos que fueron expulsados del cielo y se refugiaron en la naturaleza: mar, aire, cuevas, ríos, montes, bosques, etc.; las creencias de otros pueblos ven a las Hadas como los seres más antiguos del planeta que existieron incluso antes de la formación de los mares o de todo lo que conocemos actualmente en la tierra; y se podrían seguir contando un sin fin de historias del origen de las hadas.

En cuanto a la fisonomía de las Hadas y debido a que son parte de un imaginario colectivo en los pueblos europeos, no resulta sencillo dar una descripción detallada y exacta; sin embargo, se dice que son seres de extraordinaria belleza que adoptan la forma de un humano perfecto. Su tamaño varia, pero son diminutas y van desde escasos centímetros hasta las que alcanzan la altura de las rodillas de un hombre bajo; aunque pueden cambiar de tamaño a voluntad disminuyendo hasta el tamaño de una nuez o bien, creciendo hasta alcanzar la altura de un humano. La mayoría de ellas posee alas que no necesariamente utilizan, pues pueden transportarse echando mano de sus poderes. Sus orejas son puntiagudas, sus vestidos varían en colores y dado a que son seres en estrecha relación con la naturaleza, pueden también adoptar formas de flores, mariposas, aves, etc., todo esto, dependiendo su estado de ánimo.

La hadas se alimentan de frutos, flores, plantas, bayas, frutas, granos; hay las que se alimentan de huevos de diversas aves y queso; beben rocío, agua de manantial, miel o el néctar de las flores y jamás se resistirán al jengibre, la cebada y los pasteles. Sin embargo, nunca comerán carne o pescado pues esto está en contra de la vida misma; tampoco les gusta la leche de vaca pues la consideran demasiado espesa.

Al contrario de lo que se piensa, las Hadas no son invisibles, pero sólo algunos humanos son capaces de verlas fugazmente y únicamente si ellas lo permiten a través del “glamour” (poder mágico); cuando esto sucede, su cuerpo se cubre de una luz dorada, tornasolada y/o transparente.

Por último, las hadas nunca envejecen y pueden llegar a vivir hasta 600 años, una vez alcanzado este ciclo regresan al plano astral o se reincorporan al elemento de la naturaleza del que fueron creadas.

9 Comentarios
  1. carla
    enero 10, 2009 | Responder
  2. lili
    noviembre 1, 2009 | Responder
  3. XXx
    septiembre 11, 2010 | Responder
  4. noviembre 6, 2010 | Responder
  5. enero 9, 2011 | Responder
  6. lala
    marzo 4, 2013 | Responder
    • Diana M
      enero 11, 2017 | Responder
  7. Guillermo H. Camarena
    marzo 4, 2016 | Responder
  8. Diana M
    enero 11, 2017 | Responder

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *